Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 18 mayo |
Santa Rafaela María Porras y Ayllón
home iconDesde Roma
line break icon

Bergoglio no quiso que le entrevistara, pero me dio algo mucho mejor

© DR

Tierras de América - publicado el 24/02/15

“¡Sorpresa! Fue él quien me hizo gran cantidad de preguntas: estaba realmente interesado en la persona que tenía delante”

Me encontré en Roma con el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, en el otoño de 2005. Cuando le había pedido una entrevista por teléfono, me había respondido con afabilidad, pero al mismo tiempo con firmeza. “Preferiría evitar la entrevista, aunque de todos modos podemos encontrarnos para hablar”, me dijo.

Fijamos la cita en una pensión para el clero cerca del Vaticano, donde el cardenal se reuniría con otro obispo. Cuando llegué, tuve la primera sorpresa: aunque me había adelantado 15 minutos, el cardenal ya me esperaba en el hall leyendo un pequeño libro, que parecía de oraciones.

El saludo, con un apretón de manos, fue cordial y afectuoso. Su sonrisa inmediata y transparente me transmitió confianza y entusiasmo, y por un momento pensé que me concedería la entrevista.

Volví a recibir el mismo saludo cálido y afectuoso, pero esta vez del Papa Francisco, la mañana del 25 de diciembre de 2014, poco después de terminar su mensaje Urbi et orbi, cuando se retiraba del balcón de la Loggia de la Basílica donde había implorado la paz para el mundo.

Esa mañana no pude evitar acordarme de 2005, aunque las circunstancias eran muy diferentes, pero tuve una sensación insólita que me hizo pensar: cambia la misión a la que ha sido llamado, pero no cambia el hombre. Y recordé algo que dice a menudo un amigo judío que quiere profundamente al Papa Francisco: “Es un gran Papa y un gran sacerdote porque es un gran hombre”.

Recuerdo que en nuestro encuentro de 2005, que duró casi media hora, apenas nos saludamos el cardenal volvió a aclarar con suavidad, mientras tratábamos de acercar dos sillones, que no deseaba ninguna entrevista.

Después vino la segunda sorpresa, porque empezó a hacerme una gran cantidad de preguntas (que muy pocas veces me habían planteado otros entrevistados en mis muchos años de servicio para el Programma Hispanoamericano de Radio Vaticano).

Estaba muy interesado en la persona que tenía delante y me preguntó, por ejemplo, de qué país latinoamericano venía, por qué estaba en Roma, si era casado y cuántos hijos tenía, si mis padres estaban vivos, cómo era mi trabajo…

Escuchó mis respuestas, algunas lacónicas, con interés y atención, y llegó incluso a preguntarme qué edad tenía cuando murieron mis padres o en qué consistía específicamente mi trabajo.

Era evidente que mis respuestas no quedaban en el aire. Se interesó también por mi salud, bromeando porque yo estaba muy delgado, y después agregó: pero sabe que muchas personas delgadas son falsos flacos. Yo tambén fui un falso flaco durante muchos años, terminó sonriendo.

De pronto, mirándome casi con severidad dijo: ¿Pero usted qué preguntas quería hacerme? Recuerdo que le contesté en seguida: muchas preguntas, Eminencia, pero sobre todo una en especial… Quisiera que usted me explicara una expresión suya que siempre me ha fascinado: ¡”El pastor debe tener el olor de sus ovejas”!

Su respuesta fue inmediata: Es algo que digo a menudo a mis sacerdotes, porque ellos deben tener presente en todo momento que el Señor les ha dado la misión de custodiar y guiar al rebaño. Las ovejas confían y se dejan guiar solamente si reconocen en su pastor lo que buscan y lo que necesitan.

El 13 de marzo de 2013, en un breve comentario para Radio Vaticano, dos horas después de la elección del Papa Francisco, le referí esa anécdota a la colega que me entrevistaba, y la explicación de su pensamiento, que después, como es sabido, él mismo repitió y desarrolló en varias oportunidades.

Cuando conversaba con el cardenal Bergoglio, hace casi diez años –yo estaba seguro de que me hablaba a mí, persona no conocida y sin ninguna importancia ni título-, él lo hacía con atención y concentración. Su mirada, vivaz y penetrante, acompañaba el movimiento de sus manos, fuertemente expresivas.

  • 1
  • 2
Tags:
entrevistapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.