Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina: Sábado después de ceniza Ciclo B

Public Domain
Comparte
LECTIO DIVINA 
SÁBADO DESPUÉS DE CENIZA CICLO B

 
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Vamos a abrir la Biblia, Tú eres el autor.
Queremos que nos abras nuestra mente cerrada, nuestro corazón preocupado en otras cosas,
Y nos lleves al encuentro con Jesús, a través de su Palabra y de la oración.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén
 
 

TEXTO BIBLICO: Lucas 5, 27-32
« Dejándolo todo, se levantó y le siguió »

 
5,27: Al salir vio a un recaudador de impuestos, llamado Leví, sentado junto a la mesa de recaudación de los impuestos.
   Le dijo:
   —Sígueme.
  5,28: Dejándolo todo, se levantó y le siguió.
  5,29: Leví le ofreció un gran banquete en su casa. Había un gran número de recaudadores de impuestos y otras personas sentados a la mesa con ellos.
  5,30: Los fariseos y letrados murmuraban y preguntaban a los discípulos:
   —¿Cómo es que comen y beben con recaudadores de impuestos y pecadores?
  5,31: Jesús les replicó:
   —No tienen necesidad del médico los que tienen buena salud, sino los enfermos. 5,32: No vine a llamar a justos, sino a pecadores para que se arrepientan.
    
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
 

 

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

 
             En el evangelio de hoy, encontramos el llamado de Jesús a Leví, más conocido como el Apóstol San Mateo. Al momento en que Jesús lo invita a seguirle, se encontraba en la mesa de recaudación de impuestos, porque era un publicano, estos eran considerados por el pueblo como “traidores”, por la función que desempeñaban.
            Jesús se dirige a Mateo, con una sola palabra, “Sígueme”, de la misma manera lo hizo con muchos de sus discípulos, y este respondió de forma activa, “Dejándolo todo, se levantó y le siguió”. Es interesante ver, que el evangelio en este pasaje utiliza tres verbos para presentar la vocación de Mateo, nos dice que Jesús “Salió, Vio, y Llamó”.
          Jesús, elige a un publicano para que sea uno de sus doce Apóstoles, podemos decir que Jesús se fija en un “pecador público”; lo miro con misericordia, y lo eligió.
           Mateo ofreció un banquete en su casa, para celebrar su conversión, y agradecer la invitación del Señor. Había allí muchos recaudadores de impuestos, y otras tantas personas. Esto significaba un escandalo para los fariseos, y letrados, compartir la mesa con “pecadores, y publicanos”, significaba para ellos una impureza que implicaba consentir el pecado.
          En Jesús, no hay lugar para el escándalo, su respuesta es de misericordia, en ella revela su misión. Vino en busca de aquello que se había perdido, y como un medico su prioridad no son los sanos, sino los enfermos.

 
 

MEDITACION: ¿Qué me dice a mí el texto?

 
Nos preguntamos para profundizar en nuestra vida estas palabras de Salvación:
 

  1. ¿Cómo respondo a la invitación, siempre nueva del Señor, “Sígueme”? ¿Mi SÍ es inmediato? ¿Respondo con la generosidad de Mateo, dejándolo todo para seguir al Maestro? ¿Dejo yo tambien mi mesa de recaudación, ese lugar que me detiene a seguirlo libremente?
  2. ¿Qué banquete le ofrezco al Señor, que vino a mi vida y me invito a seguirle? ¿Vivo como el me enseño? ¿Trato a todos con misericordia y atención? ¿Tambien con aquellos que más me cuesta el trato?
  3. ¿Soy consciente, que debo ser discípulo-misionero en todo momento, y en todo lugar? ¿Salgó, veo y llamo, como lo hizo Jesús, o por estar “encerrado”,  pierdo la ocasión de ver y llamar a mis hermanos?

 

ORACION: ¿Qué le digo yo al Señor?

 
Orar, es responderle al Señor que nos habla primero.
 

  • Gracias Señor por tu Palabra, que sepa vivirla con radicalidad, y empezar cada día una vida nueva.
  • Señor quiero ofrecerte todo lo que hay de bueno en mi corazón, y tambien aquello que debo cambiar. Renuévame en tu amor Señor.
  • Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Añadimos unas intenciones de oración.

Páginas: 1 2 3

Tags:
cuaresma
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.