Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué culpa tienen los pobres de la crisis europea?

© LOUISA GOULIAMAKI
Voluntarios reparten bolsas de comida en la plaza Syntagma de Atenas (Grecia), 23 de diciembre de 2012
Comparte

Caritas Europa advierte que las políticas implementadas para priorizar la austeridad "no están funcionando" en Europa

La crisis económica europea ha mostrado la existencia de diversos errores en el sistema económico y financiero, pero también ha demostrado que existe una crisis de valores y una crisis social. Las crisis pueden ser positivas si sirven para reorganizar el sistema y paliar sus consecuncias. Sin embargo, tras 6 años de crisis económica "los pobres siguen pagando por una crisis que no causaron".

Caritas Europea lo pone de manifiesto en su tercer informe sobre el impacto de la crisis económica entre los países de la Unión Europea. En él explican que las políticas implementadas para priorizar la austeridad "no están funcionando" en Europa.

Siete países europeos son los que más sufren esta crisis: Chipre, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal, Rumania y España y no aparecen mimbres de una posible solución.

Cáritas denuncia "la incapacidad de la UE” y explica que habría que “prestar apoyo concreto y con el alcance necesario a las personas con dificultades".

Se trata de un duro informe, ya que pone de manifiesto que la crisis no ha terminado: “Las opciones políticas actuales están teniendo un impacto extremadamente negativo en las personas vulnerables", constata.

Entre las prioridades de las que habla Caritas, se encuentran la pobreza familiar e infantil y la falta de oportunidades de los jóvenes. Para este colectivo se deberían buscar “elementos de fiscalidad favorable para las familias, el apoyo no discriminatorio a las mismas, las respuestas a las necesidades especiales de las familias migrantes y la garantía de cuidados familiares adecuados”.

De igual manera habla de los problemas de los jóvenes y denuncia que “un aumento de los puestos de trabajo temporales junto con la falta de formación adecuada y un apoyo social insuficiente están poniendo a la juventud en un mayor riesgo de pobreza y precariedad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.