Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 15 mayo |
San Isidro Labrador
home iconActualidad
line break icon

Una plaza en Madrid para el cura de los ‘sin techo’

Opus Dei - publicado el 17/02/15

Una cooperativa de viviendas que consiguió dignificar la vida de vecinos hacinados en cuevas y chabolas

La Junta Municipal de Vallecas ha inaugurado una plaza dedicada a D. José Luis Saura, párroco de San Alberto Magno e impulsor, en los años 70, de una cooperativa de viviendas que consiguió dignificar la vida de vecinos hacinados en cuevas y chabolas.

Por iniciativa popular de vecinos, comerciantes, colegios, entidades juveniles, y otras asociaciones de representación social, la Junta Municipal de Puente Vallecas (Madrid), le ha dedicado una plaza a D. José Luis Saura, un sacerdote aragonés que fue párroco de esa zona en los años 70 y que falleció en diciembre de 2013.

Hace ahora 45 años, el Cerro de Pío Felipe era un barrio difícil, construido casi sobre los pilares de la precariedad, y desde la parroquia, D. José Luis supo ayudar a sus vecinos fomentando la iniciativa para combatir la injusticia y sobrevivir con dignidad.

Para muchos, D. José Luis fue el cura de los sin techo. Como había aprendido de las páginas prácticas de la Doctrina Social de la Iglesia y de las enseñanzas de san Josemaría, le interesaban las personas, y por eso decidió implicarse hasta el final en las batallas sociales que, por entonces, deshumanizaban la vida de demasiada gente del bario.
De aquél interés por las necesidades de los que consideraba vecinos y parroquianos, nació bajo su impulso la Cooperativa Nuestra Señora del Cerro, que puso en marcha 1.189 pisos para familias que vivían en cuevas, chabolas y casas bajas.

Historia de un desalojo

La preocupación por la vivienda digna y por atajar las injusticias sociales con personas sin recursos se manifiesta, de manera particular, en esta historia que cuenta José Miguel Cejas, aludiendo también a lo recogido en Entre chabolas. Inicios del colegio Tajamar en Vallecas, escrito por Jesús Carnicero en 2011.

Recuerda Rodrigo Fernández, capellán de Tajamar:

"Yo me ocupaba, junto con otro sacerdote, José Luis Saura, de la atención espiritual de los alumnos y de sus familias. Ahora esta zona se ha transformado tanto que resulta difícil imaginarse cómo era entonces. La mayoría de aquella gente vivía en chabolas o en cuevas, sin luz, entre vertederos de basuras, en situaciones infrahumanas y en construcciones hechas al margen de la legalidad.

Recuerdo que un día de octubre de 1966, cuando salía por la mañana, me encontré en la puerta de Tajamar con unas señoras llorando: ¡Venga usted, don Rodrigo, que han venido unos guardias y nos están echando las chabolas abajo! Bajé hasta el poblado que estaba junto al colegio y vi que habían derribado cinco o seis. Se veían los muebles y las ropas desperdigadas por el suelo. Una mujer embarazada, a la que habían derribado su casa, estaba sentada en una silla, llorando frente a los escombros. Fui a hablar con el teniente que dirigía la operación y le pregunté por qué hacían aquello.

-¿Cree usted que esto es plato de gusto? -me dijo, enseñándome la orden de derribo, que procedía de la Dirección General de la Vivienda. Avisé al director del colegio, Bernardo Perea; dejaron de tirar las chabolas y nos fuimos al centro de Madrid. Estuvimos todo el día haciendo gestiones, de ministerio en ministerio, sin lograr nada. Hablamos con el coronel que había firmado la orden de derribo y le explicamos la situación dramática de aquellas familias. Estuvo muy correcto, pero no ofreció soluciones.

De vuelta a Tajamar, vimos que había que detener aquel derribo, no sólo porque allí vivían nuestros vecinos y muchos de nuestros alumnos, sino porque era una injusticia que dejaran a esas personas en la calle, sin otra alternativa.

Bernardo Perea les ofreció a las familias que se habían quedado sin hogar unas clases para que pasaran la noche, si no encontraban otro lugar para cobijarse.

  • 1
  • 2
Tags:
derechos humanossacerdotesin techosolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
4
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
5
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
6
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.