Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Éxito y fracaso, esos dos impostores

© Flickr/Tax Credits/Creative Commons

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/02/15

​Lo más verdadero que hay en mí no tiene que ver con ganar o perder, sino con amar

Con frecuencia deseamos que se realicen las obras de Dios. Creemos que somos importantes, instrumentos aptos y pensamos que sin nosotros no será posible llevarlas a cabo. Son proyectos buenos, santos.

Me conmueve, porque yo mismo caigo a veces en la misma tentación. Tengo mis proyectos y me siento importante.

Decía el cardenal Fco. Xavier Nguyen van Thuan cuando fue detenido: «Muchas veces fui tentado, atormentado por el hecho de que tenía 48 años, edad de la madurez; había trabajado ocho años como obispo, habiendo adquirido mucha experiencia pastoral, ¡y ahora me encontraba aislado, inactivo, separado de mi pueblo, a 1,700 km de distancia!

Una noche, desde el fondo de mi corazón, oí una voz que me sugería: – ¿Por qué te atormentas así? Tienes que distinguir entre Dios y las obras de Dios. Todo lo que has realizado y deseas continuar haciendo: visitas pastorales, formación de seminaristas, religiosos, religiosas, laicos, jóvenes, construcción de escuelas, de hogares para estudiantes, misiones para evangelización de los no cristianos… todo esto es una obra excelente, ¡son obras de Dios, pero no son Dios!

Si Dios quiere que abandones todas estas obras, poniéndolas en sus manos hazlo pronto y ten confianza en Él. Dios lo hará infinitamente mejor que tú; confiará sus obras a otros que son mucho más capaces que tú. Tú has elegido sólo a Dios, no sus obras».

Me gustan esas palabras que me ponen de nuevo en mi lugar. Son obras de Dios muchas de las que hago. Pero muchas veces creo que son más mis obras. Yo me empeño en ellas, en que salgan adelante. Sufro por ellas, me consumo por ellas.

Y se me olvida que yo sigo a Dios. No tanto sus obras. Muchas desaparecerán con los años. Importa poco. A Dios le importa mi vida, mi entrega, mi amor. Sufre por mí, mucho menos por mis obras. Eso me da mucha paz.

En mí se confunden muchas veces el querer y el hacer. Y me pongo en primer plano. Y relego a Dios. Y no le digo: si quieres, puedes. No. Pienso más en mi poder: si quiero, puedo. Y me afano torpemente.

En Jesús no existía la confusión que hay en mí. En Él estaba claro. Su querer y el de su Padre eran un solo querer. No tenía la tentación de pensar en sus obras.

La verdad es que muchas de sus obras fueron un gran fracaso. Esa comunidad de discípulos no se mantuvo firme en la tormenta. Muchos de aquellos a los que había formado y cuidado, le dejaron solo en el último momento.

No logró entregar toda la paz que había en su corazón. No curó a todos los enfermos que encontró en su camino. No logró que la fe de los suyos fuera más fuerte. No consiguió que los fariseos y escribas creyeran en ese camino que labró con su vida. Fracasos muy humanos.

¿Temería Jesús que ninguno de esos anhelos se hiciera realidad? Jesús era hombre. Le daría miedo dejar a los que había amado tanto. Le asustaría perder la vida y no ser más para ellos un padre y un hermano.

Claro que tendría ese mismo temor que nosotros tememos. Pero no fue miedoso. No guardó su vida.

Hay un poema de Rudyard Kiplin que me gusta mucho, y habla de la libertad de espíritu con que uno tiene que vivir el éxito y el fracaso.

Este tiempo primero en Galilea es quizás la época de éxito humano de Jesús, aunque ya hay algunos que le tienen envidia, otros que no lo conocen, que sólo lo buscan por lo que les pueda dar:

«Si puedes soñar y no hacer, de tu sueño, tu dueño; pensar, y no hacer de tu pensamiento, tu fin. Si al encontrar el triunfo o el desastre, puedes tratar igualmente a esos dos impostores. Entonces serás hombre, hijo mío».

Jesús vive con alegría ese tiempo, con libertad de corazón. Aceptando que lo sigan, que lo invadan, que tenga que apartarse para buscar un poco de intimidad y aún así lo descubran.

Me admira esa actitud de Él, de vivir ese momento con la misma paz con que vivirá cuando esté solo y todos le huyan. Vive con paz el éxito y el fracaso. Le pido que me enseñe a vivir el éxito y el fracaso con su misma sencillez. Sabiendo que no valgo más cuando me reconocen, ni menos cuando me critican y estoy solo.

Él sostiene mi vida, sabe quién soy en lo más hondo. En Él descansa mi vida. Lo más verdadero que hay en mí no tiene que ver con ganar o perder, sino con amar, con desgastarme como Él por los caminos. Tomado de su mano.

Dios caminando en la tierra, dejándose su corazón humano en cada persona. Así quiero vivir yo. 

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.