Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

LIBERTAD RELIGIOSA EN Eritrea: Aleccionamiento político de la religión

© UN Photo/Albert Gonzalez Farran
Comparte

El informe sobre libertad religiosa de Ayuda a la Iglesia Necesitada, país por país

En un decreto de 1995, el Gobierno indicó que el Estado sólo iba a reconocer a cuatro comunidades religiosas: la Iglesia ortodoxa Tewahedo de Eritrea; la Iglesia evangélica luterana de Eritrea, la Iglesia católica y el islam. 

El Gobierno ha conseguido tener bajo su control a la dirección de la Iglesia ortodoxa y del islam, no sólo pagando a sus jerarquías, sino controlando sus actividades y recursos económicos. La Iglesia católica y la luterana siguen conservando su autonomía. 

En 1997, la Asamblea Nacional aprobó una Constitución que garantizaba la libertad de religión. No obstante, nunca ha entrado en vigor y las autoridades siguen gobernando mediante decretos. 

Las cuatro comunidades religiosas autorizadas siguen necesitando licencia de la oficina de asuntos religiosos para editar y distribuir textos religiosos entre sus fieles. 

Sus líderes religiosos y los medios de comunicación con los que tienen vínculos oficiales tienen prohibido comentar cuestiones políticas. 

También se les exige presentar al Gobierno informes sobre todas sus actividades cada seis meses. Todos los años, el Departamento de Asuntos Religiosos repite la disposición contenida en el decreto de 1995 sobre organizaciones religiosas.

Alecciona a las cuatro religiones reconocidas para que dejen de aceptar financiación procedente del extranjero y para que funcionen con sus propios recursos económicos, limitando sus actividades exclusivamente al culto religioso.

El decreto además establece que si las Iglesias quieren desarrollar labor social, se tienen que registrar como ONG y aceptar que las autoridades supervisen la financiación, que reciben de otros países. Sin embargo, en la práctica, estas prohibiciones no se aplican ni observan. 

Además de las cuatro religiones oficialmente reconocidas, otros grandes grupos religiosos son los cristianos pentecostales, evangélicos y Testigos de Jehová. Eran tolerados hasta 2002, cuando se les exigió por decreto, que sus organizaciones presentaran solicitudes de registro en las que debía aparecer información detallada sobre sus líderes. 

Les advirtieron de que en caso de no cumplir esta obligación, sus actividades serían declaradas ilegales. Ninguna de las solicitudes presentadas obtuvo una respuesta favorable. Como mucho, algunas autoridades locales toleran a los grupos no registrados y les permiten practicar su fe en privado. 

Los miembros de estos grupos pentecostales y evangélicos y los Testigos de Jehová son sometidos a detenciones, largas estancias en la cárcel a la espera de juicio, malos tratos y torturas a causa de sus actividades religiosas no autorizadas. 

En Eritrea se exige a los miembros del clero y a otros individuos pertenecientes a grupos religiosos que realicen el servicio militar. El reclutamiento militar se organiza a discreción de las autoridades entre individuos de hasta 50 años. Sin embargo, en la práctica, este es un límite teórico, y en la realidad hay muchos hombres por encima de los 50 años, que siguen haciendo el servicio militar. 

Hace años se aceptaba una exención parcial para los sacerdotes y seminaristas de la Iglesia católica, pero desde 2005, el clero católico y los seminaristas están obligados a realizar el servicio militar. Se calcula que cada año se exige la incorporación al servicio militar a unos 3.000 sacerdotes y seminaristas, imanes y estudiantes de religión ortodoxos y musulmanes eritreos. 

Católicos 

El Gobierno decretó en 1995 que a las comunidades religiosas no les era permitido recibir financiación del exterior. En 2007, el Gobierno emitió otro decreto anunciando la nacionalización de todos los servicios sociales, pero desde entonces las únicas confiscaciones que se han realizado han sido las de las instalaciones de la Secretaría católica de Asmara, una granja, una escuela y un parvulario de la ciudad de Asab.

Páginas: 1 2 3 4 5

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.