Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconActualidad
line break icon

50 sombras de Grey: cuando el sexo deja el cine vacío

© Universal Studios

Ramón Monedero - publicado el 13/02/15

Críticas demoledoras en todo el mundo contra una película "pomposa" y "aburrida"

El estreno de Cincuenta sombras de Grey (Fifty Shades of Grey, Sam Taylor-Johnson, 2015) y más aún, su desmesurada campaña de publicidad, ha vuelto a poner en evidencia cuan maleable es la sociedad de consumo en cuanto se les agita determinadas zanahorias. Ahora, como ya ha ocurrido en otras ocasiones y como, con total seguridad, volverá a ocurrir, la industria de Hollywood ha producido un largometraje como una feromona que aspira a despertar el apetito sexual del público, eso sí, previo pago de una entrada.

Lo alucinante de la cuestión es que a estas alturas, cuando ya habíamos sobrevivido a los escándalos de El último tango en París (Ultimo tango a Parigi, Bernardo Bertolluci, 1972), El imperio de los sentidos (L´Empire des sens, Nagisa Oshima), Nueve semanas y media (9 ½ weeks, Adrian Lyne, 1986) o Instinto básico (Basic Instinc, Paul Verhoeven, 1992), todavía exista un cine que genere expectación por la utilización que hace del sexo. Nosotros que nos teníamos por adultos todavía nos vemos azuzados por baratos y facilones recursos de sexo vacío de contenido y ligero de ropa.

La crítica con Cincuenta sombras de Grey ha sido desigual, tirando a mala cuando no demoledora. Claudia Puig del Usa Today dijo de ella que era pomposa y aburrida y en sí misma una tortura[1], Justing Chang de la conocida revista Variety simplemente la califico de “rollo”[2], A. O. Scott del The New York Times afirmó que era un largometraje “terrible”[3]. En España, Nando Salva, del diario El periódico aseguró que Cincuenta sombras de Grey es aburrida y decepcionante[4], Salvador Llopard de La vanguardia la calificó de “vulgar, previsible y superficial”[5] y Luis Martínez, de El mundo, asegura que el film “parte del convencimiento de que el espectador es imbécil”[6].

No es la primera vez, no obstante, que un film que carga las tintas en lo sexual termina siendo un fraude. Las hay también buenas, pero suelen ser las menos. Jugar con la moral de lo sexual y flirtear con lo moralmente admitido, más que una declaración de intenciones, es una frivolidad con la sociedad, pero también con el propio cine.

Al fin y al cabo el sexo no es más que un elemento más de la realidad que debería emplearse con lógica razón de ser. Tenga uno la ideología que tenga, si se abusa o incluso se obvia, no se está actuando con sentido común según sean las circunstancias. A veces el sexo en el cine está justificado, eso lo sabemos todos y otras veces no. Sin embargo, emplearlo como un reclamo comercial lo único que consigue es reducirlo a una mera mercancía vacía de significado y esto es lo peligroso.

Billy Wilder, director de comedias como Con faldas y a lo loco o Uno, dos, tres dijo una vez que él solo incluía un chiste si formaba parte de la trama y nunca al revés. Lo mismo se puede decir del sexo, vale emplearlo como parte de la trama, lo que será seguramente más discutible es hacer de él la propia trama.

Cuenta sombras de Grey ofrece en suma un sexo vulgar y bastante barato bajo la perniciosa forma de un estilismo visual muy poco novedoso y una falsa sofisticación. Formalmente cuidada al detalle, planificada hasta el extremo, muy bien iluminada y cuidadosamente manufacturada no es más que un reclamo en sí mismo sin fondo alguno en el que excavar, salvo la propia calamidad que supone.

El film no ofrece nada nuevo y en cambio los medios de comunicación, siguiendo a rajatabla una de las máximas de la creación publicitaria, destacan, recuerdan y subrayan el estreno de Cincuenta sombras de Grey generando así la necesidad por consumir el producto. Depende de cada uno de nosotros.    

Tags:
cinecon criterio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.