Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 16 junio |
Santa María Micaela
home iconActualidad
line break icon

Un activista de Greenpeace sería extraditado al Perú por daños arqueológicos

© Agencia Andina

José Antonio Varela - publicado el 08/02/15

Joven argentino invadió las Líneas de Nazca para desplegar un mensaje ecologista

Han pasado dos meses desde que un grupo de manifestantes de la ONG Greenpeace hiciera daños irreparables a un vestigio arqueológico inca conocido como las Líneas de Nazca, ubicado a 420 kilómetros de Lima. En medio del desierto de Nazca (Ica) se puede apreciar desde la altura unas figuras gigantes que habrían conformado un calendario de los antiguos habitantes del Perú.

Allí están mudas por siglos cientos de figuras geométricas, representaciones animales, vegetales y humanas, así como laberintos que le daban pistas no se sabe a quién, en una señalización misteriosa que se extiende por cerca de 450 km2.

Lo que aún sigue preguntándose la opinión pública nacional e internacional es cómo una organización ecologista de tal nivel, ha podido ingresar a territorio primitivo para escribir un mensaje justificado, pero a través de una acción injustificable.

En suma, 1.500 años de historia ignorados por jóvenes activistas que trataron los rastros históricos de un país milenario como si fuera un barco ballenero.

Mensaje mal puesto

Cerca de veinte personas, entre peruanos y extranjeros, habrían ingresado una madrugada de diciembre pasado a la zona intangible de las Líneas de Nazca, esto con el fin de colocar una frase de conciencia ecológica acerca de la energía renovable. La idea era aprovechar que en Lima se llevaba a cabo la XX Conferencia Internacional sobre Cambio Climático (COP 20), con la asistencia de jefes de Estado y representantes de gobierno de 195 países, convocados para diseñar políticas de conservación del medio ambiente.

Luego de esta pillería vendría la foto aérea, para luego difundirla por las concurridas redes sociales. Pero esta vez Greenpeace no causaría el impacto de otras iniciativas, sino cólera y rechazo… Lo subsiguiente sería esconderse, huir del país como rateros de un bien común que tanto esfuerzo cuesta ya cuidar.

Algunos activistas del patrimonio cultural alzaban su voz: ¿Y quién protesta por el daño a los sitios arqueológicos? ¿Cuándo habrá una cumbre planetaria para preservar a tiempo las expresiones de nuestros antepasados..?

Defender lo propio

Sin esperar que otros aboguen por lo suyo, las autoridades peruanas -con respaldo de la comunidad internacional-, rechazaron entonces la ignorante acción y denunciaron a los activistas identificados como autores de este atentado contra un Patrimonio Cultural de la Humanidad. 

Para evitar que el asunto pase a mayores, a principios de diciembre visitó el país el director mundial de Greenpeace, el sudafricano Kumi Niadoo, a quien solo le quedó pedir disculpas y ofrecer investigar los hechos al interior de la organización, así como ayudar a “subsanar el problema”.

Pero el problema a ser subsanado tenía un nombre: el argentino Mauro Fernández, quien fuera enviado por la organización verde a liderar la mala acción.

Un mensaje al mundo

Independiente de lo que se obtuviera con este gesto tardío, la Fiscalía peruana llegó con su demanda al Poder Judicial Argentino, el cual dispuso días atrás que el joven argentino no pueda abandonar el país ni se ausente de su domicilio por más de 24 horas mientras dure el proceso.

De este modo se desmentían los rumores de que el activista habría sido detenido y estaría con arresto domiciliario, lo que no quita que las acciones tomadas por la justicia argentina secunden bien el proceso de extradición que solicitará el Perú.

Si bien Fernández ya habría declarado ante las autoridades, y manifestado su arrepentimiento por haber dañado el patrimonio de un país, esta "intervención" de Greenpeace dejará como lección de que para vestir un santo no se puede desvestir a otro. Es decir, no vamos a dañar la cultura prehispánica por salvar el planeta, ¿no?

Para apreciar las milenarias Líneas de Nazca aquí

Tags:
medio ambiente
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
2
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
3
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
4
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
5
MOTHER AND LITTLE DAUGHTER,
Silvia Lucchetti
Él se suicida tras matar a sus hijas: ella vuelve a vivir gracias...
6
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
7
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.