Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

¿Qué pensaba Juan Pablo II del martirio de monseñor Romero?

Ary Waldir Ramos Díaz - Aleteia Team - publicado el 07/02/15

“Monseñor Romero es mártir y no necesita hacer milagros”, dijo Juan Pablo a ex secretario del arzobipo salvadoreño

Monseñor Jesús Delgado, el fiel secretario personal del arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, contó a Aleteia.org su encuentro con Juan Pablo II en 1983, quién expresó entonces de "Romero de América", como se le conoce por fervor popular: “Es un mártir y no necesita hacer milagros”.

Al respecto, el postulador de la causa de beatificación de Romero en el Vaticano, monseñor Vincenzo Paglia sostuvo que Juan Pablo II consideraba a Romero de la Iglesia y creía en su martirio. Asimismo, dijo que “los Papas dejan que la Congregación de la Causa de los Santos hagan su trabajo”. 

La figura de Romero ha necesitado tiempo, porque quien no era de acuerdo debía ser ayudado a entender la causa” dijo Paglia, en relación con el proceso de canonización del arzobispo de San Salvador, asesinado en 1980, mientras celebraba la Santa Misa y del que este 03 de febrero el Papa Francisco firmó el decreto por el que se reconocía el martirio.

A continuación ofrecemos la segunda parte del testimonio de monseñor Delgado sobre la posición de Juan Pablo II sobre el martirio de monseñor Romero. Monseñor Delgado es investigador de la historia Oficial de la Iglesia en El Salvador y fiel colaborador de Monseñor Romero antes de morir. 

 “Por lo que concierne a Juan Pablo II (JPII), que yo encontré muchas veces personalmente, Papa Benedicto nunca lastimosamente, pero sucedió que cuando JPII vino la primera vez (1983) a El Salvador ….quería mostrarle como las visceras de monseñor Romero” se conservaban, relató Delgado.

“Desenterraron las entrañas y estaban frescas, frescas, frescas, como mi mano, ningún mal olor…todo como si fuese sido enterrado el día anterior, tres años bajo tierra. Entonces monseñor Arturo Rivera y Damas, gran canonista y arzobispo de San Salvador (sucesor de Romero después de su muerte) entonces dijo: ¡Esto es un milagro, tenemos que presentárselo al Papa (Juan Pablo II)! Pero no hubo tiempo, no se le pudo presentar.

Solo que veinte días después yo estaba aquí en Roma para predicar sobre monseñor Romero y tuve la dicha de ver al Papa Juan Pablo (II) y traje en un frasco con un líquido especial parte de esas entrañas de monseñor Romero y él me dice: ¿y qué es esto? Le cuento la historia y me responde: monseñor Romero no necesita milagros, tocándome en el hombro así amigablemente, es un mártir no necesita hacer milagros.

Es decir, que JPII estaba convencidísimo de la santidad martirial de monseñor Romero. No le puedo decir tanto del Papa Benedicto (BXVI) porque a él no le pude encontrar personalmente nunca. Pero sigo creyendo que es más bien una aprensión de la oportunidad, no es oportuno todavía que se beatifique, porque claro ni BXVI ni JPII, conocían la situación, como la conoce el papa Bergoglio”.

Tags:
Juan Pablo IImonsenor romerooscar romeropapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.