Aleteia

Monseñor Óscar Romero y el Opus Dei

© Public Domain
Comparte

El mártir tuvo relación con san Josémaría y con el beato Álvaro: el Opus Dei procura remar siempre, en cada lugar donde se encuentra, con el obispo diocesano

Todos tenemos nuestra propia idea sobre lo que hay que hacer para cambiar el mundo. Pocos hay, sin embargo, dispuestos a cambiar personalmente, a ponerse a sí mismos en discusión, y quizá por eso el mundo no cambia o, si cambia, es para sustituir un mal por otro mal.

Lo cierto es que el hombre, con sus intentos de cambiar la historia, nunca ha conseguido hacer de este mundo un paraíso, y sí ha estado a punto muchas veces de convertirlo en un infierno.

Pero a la vez la realidad, con su triste puesta en escena de la injusticia y la desventura humana, nos interpela, nos pide a gritos que azucemos los espíritus, en primer lugar cada uno el suyo.

También monseñor Óscar Romero tenía una fórmula para cambiar el mundo: ver en los pobres a Cristo. Es lo que pedía a los fieles de San Salvador y es lo que se exigía a sí mismo como desafío íntimo, pues su historia personal no es sólo es la biografía de un pastor, sino la de una persona que ha buscado la santidad.

Hizo vida su ideal, encarnó con generosidad su propuesta de mudanza, y por eso muchos le entendieron y le secundaron. Pero no todos, y lo pagó con su vida. El 24 de marzo de 1980, a las seis de la tarde, fue asesinado por un sicario mientras celebraba misa.

Aquella mañana había pasado unas horas en una reunión mensual de sacerdotes del Opus Dei a la que solía acudir siempre que podía. Había conocido el Opus Dei siendo ya sacerdote, en los años sesenta.

En sus viajes a Roma había tenido relación con el fundador, Josemaría Escrivá de Balaguer, proclamado santo en 2002, y con su sucesor, Álvaro del Portillo, beato desde el pasado 27 de septiembre.

Tres meses antes de morir leyó un día en la catedral, durante una homilía, una carta que acababa de recibir de Álvaro del Portillo. Podía parecer una carta convencional, de circunstancias: era, de hecho, una carta de agradecimiento por otra anterior que monseñor Romero había enviado al hoy beato Álvaro.

Monseñor Romero, sin embargo, la apreció y decidió leerla en público: no sólo para dar un motivo de alegría a los miembros salvadoreños del Opus Dei, sino también ‒lo dijo expresamente‒ para recordar que, como Del Portillo subrayaba en aquella carta, el Opus Dei procura remar siempre, en cada lugar donde se encuentra, con el obispo diocesano.

La figura del beato Álvaro del Portillo, también en San Salvador, la ciudad de monseñor Romero, ha sido, como la del obispo mártir, un punto de referencia para hombres y mujeres que se proponen ver en los pobres a Cristo.

No solo: Del Portillo alentó directamente, sobre todo después del terremoto de 1986 pero también antes, el desarrollo de labores sociales como la escuela Montemira o el centro de capacitación Siramá, que ha permitido a muchas mujeres sin recursos económicos hacerse valer en la sociedad salvadoreña con su trabajo y con la conciencia de su propia dignidad.

Son iniciativas que monseñor Romero, que ya en vida conocía, sin duda bendice desde el cielo; y con él, Álvaro del Portillo.

Por Alfredo Méndiz (historiador) 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.