Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 enero |
San Antonio Abad
home iconActualidad
line break icon

Walesa, la esperanza de un pueblo

Carlos Aguilera - publicado el 06/02/15

Una película que ayuda a hacer memoria

Hace poco días fue la Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto y dentro de nada será el 30º aniversario de la caída del muro de Berlín; son noticias que se cuelan como una más en los informativos diarios. Hoy las noticias se consumen pero no siempre dejamos que nos afecten; muchas veces con un “me gusta” en Facebook saciamos toda nuestra implicación.

Quizás estamos cansados con nuestro presente como para mirar más realidades… Pero ¿es que tienen algo que decirnos a las nuevas generaciones que hemos nacido bien lejos de aquellas injusticias? Por ejemplo, ¿qué relación existe entre un movimiento popular polaco llamado “Solidaridad” de hace ya unas décadas y la aparición de nuevas realidades políticas en nuestro país, en Europa?

Del aclamado director Andrzej Wajda (Katyn, Danton), la película Walesa, la esperanza de un pueblo nos cuenta la apasionante vida de Lech Walesa, ganador del Premio Novel de la Paz, fundador del sindicato Solidarnosc en Polonia y padre de seis hijos. La historia de un hombre marcada por unos acontecimientos que en 1970 llevaron a Polonia a una revolución pacífica.

Lech Walesa pasó de ser un sencillo electricista católico, ocupado en su rutina diaria, a ser un carismático líder sindical y un reconocido político. La película se centra también en la lucha contra la dictadura comunista que gobernaba Polonia desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Este discutido personaje, no exento de defectos, fue la voz de millones de personas consiguiendo transformaciones esenciales en su país. Supo reconocer toda la rabia y necesidad contenida de un pueblo, abrazarla y guiarla.            

Contado desde un formato entre documental y televisivo al estilo de Popieluszko (Rafal Wieczynski, 2009), la película decae en ocasiones aunque consigue mantenerse gracias a unas interpretaciones dignas, especialmente de la actriz Agnieszka Grochowska que interpreta a la mujer de Lech Walesa, y al equilibrio que hace el director entre narrar los hechos históricos y contarnos la vida familiar del protagonista.

La estructura de la película gira en torno a la conocida entrevista que le hizo la periodista Oriana Fallaci al propio Lech Walesa. Vale la pena rescatar una de las frases del propio Walesa: “Cuando uno aprende a controlar su rabia, puede controlar la de un pueblo.” Pero ¿qué significa eso exactamente? ¿qué tiene que ver mi enojo personal con el hecho de dirigir a un grupo de personas? ¿cómo se hace eso? ¿cómo se controla la rabia o cómo hacer para transformarla? ¿basta con pensar en otra cosa, basta con distraerse?

Pensemos en nosotros mismos, cuando nos alteramos con o sin razón, ¿a dónde dirigimos ese impulso de rabia o enojo?; pensemos también en el Papa Francisco y en la naturalidad con la que dice que si alguien se metiera con su mami  podría esperarse un puñetazo como respuesta.

Y este es el punto más interesante: esa agresividad, esa rabia, ese enojo, ¿quién los abraza? ¿quién guía esas emociones, esos impulsos? ¿quién nos ayuda a gestionarlos para que no se vuelvan contra nosotros? ¿qué nos dicen de nosotros mismos y qué tienen que ver con los movimientos populares a los que queramos formar parte? ¿sabemos qué hacer con ellos o precisamente acudimos a dichos movimientos populares, redes sociales, adicciones (sexo, drogas, alcohol, trabajo,…) buscando una compensación? Esa rabia, ese enojo, esos impulsos son expresiones de un grito hondo que clama por un significado… ¿Quién se atreve a liderarlos?

Y aquí es donde entra la religiosidad en la película. Hay dos momentos en donde ante una circunstancia, llamémosle pre-violenta, se opta por un acto religioso, por celebrar una Misa, como si fuera la forma más adecuada para ordenar o canalizar tanta rabia e injusticia contenida; personal y la de todo en pueblo, el polaco.

  • 1
  • 2
Tags:
cine espiritual
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.