Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEspiritualidad
line break icon

Amamos la Luz cuando brilla. La odiamos cuando nos descubre.

Nestor Mora - publicado el 05/02/15

Preguntaba Pilatos ¿Y qué es la Verdad? cuando la Verdad estaba sentada delante de él, siendo juzgada, despreciada y condenada a muerte. Desde entonces las cosas no han cambiado mucho. Los seres humanos seguimos siendo los mismos, con los mismos defectos y limitaciones, por lo que nos comportamos como la turba que prefirió salvar a Barrabás de la muerte.

No viene preguntarnos si realmente amamos la Verdad y si seríamos capaces de aceptarla, incluso cuando nos acusa y su Luz no hiere la vista.

Quienes no quieren ser engañados y gustan de engañar, aman la Verdad cuando brilla y la odian cuando los reprende…; la aman cuando se descubre a sí misma y la odian cuando los descubre a ellos#‎SanAgustin (Las Confesiones 10,23,34).

Cada vez es más frecuente escuchar a católicos que hablan y defienden “su verdad”, la verdad personal que nadie puede negar. Una verdad que permite sentirse protegido de la verdad del vecino y que también nos resguarda de la luz de la Verdad, que es Cristo. No debemos extrañarnos de esto, ya que la postmodernidad nace precisamente de aceptar que la Verdad no existe y que cada cual tiene su propia verdad.

Hablar de verdades personales, es como hablar de un color sonoro. Lo personal no tiene que ver que la Verdad, aunque nuestras vivencias y sentimientos sean verdaderos. Lo que es personal de cada uno de nosotros es la realidad. Una realidad que debe ser iluminada por la Verdad, para descubrir qué hay de falso y erróneo en ella.

Cuando la Verdad ilumina la realidad personal aparecen las fuentes y razones del sufrimiento de nuestra vida. Aparece el pecado, que no deja de ser real y verdadero en sí mismo, como el motor de muchos de nuestros sufrimientos. Lo complicado es aceptar la Luz y amarla, ya que esto conlleva negarnos a nosotros mismos y tomar la cruz. Conlleva dejar en el suelo todas las riquezas (soberbias, egoísmos y envidias) que nos impiden pasar por el ojo de la aguja. La principal de las riquezas que deberíamos dejar en el suelo es precisamente nuestra verdad personal ya que es un fardo inmenso y tremendamente pesado.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.