Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Se puede ser (a la vez) psicólogo católico?

aleteiaar

Centro de Estudios Católicos - publicado el 04/02/15

Las grandes escuelas de psicoterapia tienen una visión del hombre inmanente, segmentada, materialista y relativista

¿Es posible ejercer la profesión de la psicología iluminada desde la fe? ¿Se puede ser un cristiano coherente con la fe y ser un psicoterapeuta? ¿Estamos hablando de dos realidades que de verdad son como el agua y el aceite? ¿Existe alguna posibilidad de reconciliación entre estas dos realidades, o son inconciliables entre sí?

¿Es la fe cristiana un elemento que informa desde la raíz a la psicología, o más bien es algo que debería ser sólo una creencia privada para el psicólogo?

Algunos consideran que no existe posibilidad de tal convivencia. Piensan que la fe cristiana no tiene nada que aportar a esta disciplina. Incluso llegan a pensar que no sería ético, profesionalmente hablando, que el ejercicio como psicólogo esté influido por tus creencias.

Si eres cristiano y psicólogo, lo que tienes que hacer es mantener a raya tu fe y dejarla “existir” sólo en el ámbito de lo privado, de la boca para adentro… como si esto fuera posible.

En las universidades, incluso algunas católicas, a los estudiantes de primeros años de psicología suelen decirles que fe católica y psicología son incompatibles y que por lo tanto es el momento de dejar de lado “fantasías religiosas” porque a la academia llegaron a hacer “ciencia”.

Mucho de este ambiente –lo sabemos bien– está caldeado por la falacia de oposición entre fe y ciencia. Junto con esto, la inexistencia en el estudio de escuelas y autores de identidad católica es un elemento que llama la atención.

Muchas de las facultades de psicología conviven en medio de prejuicios académicos hacia la fe cristiana y a la visión que la fe de la Iglesia puede aportar sobre la persona humana.

La psicología surge como ciencia en un ambiente fuertemente marcado por el racionalismo que tiene como sustrato una mentalidad cientificista. Ésta, por su misma dinámica, se cierra a realidades que están fuera de la esfera de lo objetivo y lo científicamente comprobable y por lo tanto las consideraciones morales, espirituales y religiosas no son válidas.

Dentro de esta mentalidad es imposible mezclar planos. No se puede integrar lo natural con lo sobrenatural, no existe punto de contacto entre lo humano y lo divino, entre gracia y libertad, entre fe y razón. La realidad es percibida en gran parte de las universidades de manera fragmentada.

Sólo existe la realidad temporal y de ella solamente lo mensurable, cuantificable y comprobable. Y así se sabe –y yo conozco– que muchas personas bien intencionadas terminan perdiendo o diluyendo su fe al estudiar y ejercer la psicología.

Creo que es bueno hacer una aclaración. La psicología como viene siendo enseñada en la gran mayoría de universidades, incluso muchas de ellas de origen católico, riñe radicalmente con la visión cristiana de la vida y el hombre.

Las grandes escuelas de psicoterapia como la psicodinámica, la cognitiva-conductual o la humanista son construcciones teóricas en donde lo trascendente no tiene espacio y la visión del ser humano y de la realidad es muchas veces reductiva.

Y son reductivas no sólo en el ámbito de lo trascendente sino incluso en la esfera de los valores permanentes y absolutos. Muchas de ellas se enseñan como técnicas terapéuticas, pero sabemos perfectamente que detrás de éstas se encuentra una visión del hombre inmanente, segmentada, materialista y relativista.

Soy de la opinión que todas las profesiones exigen un comportamiento ético y gran responsabilidad social en su ejercicio. Sin embargo, pienso que aquellas que por razón de su práctica implican directamente la influencia sobre personas exigen una integridad e idoneidad mucho mayor.

Me refiero en concreto a la profesión de los maestros, los sacerdotes y/o religiosos, los médicos y cómo no también los psicólogos, entre otras.

  • 1
  • 2
Tags:
evangelizacionsalud mental
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.