Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabes qué sucedió a la niña de esta famosa fotografía?

AFP PHOTO / JIJI PRESS
Vietnamese-Canadian Phan Thi Kim Phuc delivers her speech before her June 8, 1972 Pulitzer-Prize-winning photograph during the Vietnam war, during a lecture meeting in Nagoya, Aichi prefecture on April 13, 2013. Kim Phuc met with some 300 spectators in her first visit to Japan. AFP PHOTO / JIJI PRESS
Comparte

El testimonio de la niña de Saigón que se convirtió en símbolo de los horrores de la Guerra de Vietnam

El 8 de junio de 1972, un avión bombardeó la aldea de Trang Bang en Vietnam de Sur, después de que el piloto confundiera a un grupo de civiles con tropas enemigas. Las bombas contenían napalm, un combustible altamente inflamable que mató y quemó gravemente a las personas en tierra.

La famosa imagen en blanco y negro de ese evento (arriba), que inmortaliza a los niños huyendo del pueblo en llamas, ganó el Premio Pulitzer y fue elegida en el World Press Foto del Año en 1972. Se convirtió en el símbolo de los horrores de la guerra de Vietnam, de la crueldad de todas las guerras para los niños y las víctimas civiles.

La protagonista de la foto es una niña de nueve años que corre desnuda por la carretera desesperada, después de que sus vestidos se quemaran. Se llama Kim Phuc Phan Thi, y en ese momento estaba participando con su familia en una celebración religiosa en una pagoda.

Recientemente intervino con ocasión del 40° aniversario del bombardeo, y contó que después de las fotografías cayó al suelo y fue socorrida por el fotógrafo, Nick Ut, que la llevó al hospital. Estuvo ingresada 14 meses y sufrió 17 intervenciones quirúrgicas.

“Habría querido morir ese día, junto a mi familia”, dijo, “fue difícil para mi llevar todo ese odio, esa rabia”. A pesar de las profundas cicatrices de su cuerpo, estudió medicina y en el segundo año de la universidad, en Saigón, descubrió el Nuevo Testamento en la biblioteca universitaria. Comenzó a leerlo y quiso seguir a Jesucristo, se dio cuenta de que Dios tenía un plan para su vida.

Junto a su marido, también él vietnamita, fundó en 1997 la primera Kim Foundation International en Estados Unidos, con el objetivo de proporcionar asistencia médica y psicológica a los niños víctimas de la guerra. El proyecto se difundió y se instituyeron otros centros.

La conversión cristiana, sobre todo la fe, le dio la fuerza de perdonar. Hoy Kim Phuc tiene 50 años, vive cerca de Toronto (Canadá), con su marido y dos hijos, Thomas e Stephen. Ha dedicado su vida a la promoción de la paz, proporcionando apoyo médico y psicológico a las víctimas de la guerra en Uganda, Timor Oriental, Rumanía, Tayikistán, Kenia, Ghana y Afganistán.

“El perdón me liberó del odio”, escribe en su biografía, “The Girl in the Picture”. “Aún tengo muchas cicatrices en mi cuerpo y un fuerte dolor casi todos los días, pero mi corazón se ha purificado. El Napalm es muy potente, pero la fe, el perdón y el amor son más fuertes. No tendremos más guerras si todos aprendieran a convivir con el verdadero Amor, la esperanza, y el perdón. Si ha podido hacerlo con la niña de la foto, preguntaos: ¿puedo hacerlo yo también?”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.