Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué significa estar casada con Jesús?

Jeffrey Bruno

Helena Burns, FSP - publicado el 02/02/15

Es algo real. Muy real

Soy monja.

Técnicamente soy religiosa, pues “monja” se refiere a las contemplativas. Pero no importa. Respondemos a “monja”, también, porque es una palabra de uso corriente y porque rima con un montón de palabras, por ejemplo… “diversión” [“nun” rima en inglés con “fun”, n.d.t.].


Con Darth Vader en Hollywood, Paseo de la Fama

Por tanto, ¿qué significa estar casada con Jesús? Es algo real. Muy real. No es poesía. No es una metáfora. No es algo que yo quiero creer. ¿Crees que yo daría mi vida para jugar a las princesas? Para nada.

Madre Teresa dijo una vez: «Si eres llamado, lo sabrás, y no serás capaz de explicárselo a nadie». Pero los tontos se enamoran, así que aquí va.

Se habla de las monjas a menudo como las “novias de Cristo”, que es lo que somos, pero después de estos años, ya me siento como su esposa. Su vieja esposa, no sólo Su ruborizada novia. ¿Cómo puede ser? No me miréis a mí.

Cuando tenía 9 años, planeaba vivir en una granja en New Hampshire con mi marido, diez niños y un perro (yo quería chicos porque sentía que no se les educaba bien en estos días).

Cuando cumplí 15, mis aspiraciones eran ser ornitóloga (especializada en rapaces) y vivir en medio de la naturaleza (y bienvenido un marido si podía soportar esa vida).

Pero Jesús vino y se me propuso.

Dios propone

Yo no lo sentí como una proposición al principio. Parecía como una invitación muy seria y urgente a ser sierva de Dios, Su sirvienta, Su pequeña abeja obrera (sabes que las abejas obreras son todas chicas, ¿verdad? Hay sólo unos pocos zánganos [machos] en cada panal).

Luché con Él durante dos años, y al final me rendí. ¿Por qué dije sí? Se me hacía cada vez más y más evidente de que yo no tenía ya ni idea de cómo ser feliz por mí misma.

¿Ya no? Antes de que  encontrara a Dios, tenía hobbies y actividades que disfrutaba intensamente. De hecho, lo hacía todo intensamente (tipo A).

Cuando empecé a buscar (intensamente) el sentido de la vida, todas mis alegrías comenzaron a apagarse porque parecían sin sentido si no había una razón final para todo.

Cuando me encontré a Dios, todos mis amores me volvieron, pero de una forma nueva. Hasta que me encontré con Dios no era capaz de disfrutar de mis cosas favoritas de igual forma.

Antes de que yo conociera a Dios, ellas lo eran TODO para mí. Eran TODO lo que yo tenía. Pero ahora ya no eran un fin en sí mismas, sino ocupaciones placenteras en un viaje hacia un Destino más grande. Dios estaba reordenando mis prioridades y mi vida.

Oh, yo intentaba desesperadamente ser feliz de la forma habitual, pero Dios no abandona tan fácilmente. Sabía que era libre de decir “sí” o “no”, pero a un cierto punto me di cuenta de que mi vida se estaba volviendo como la Agonía en el Huerto (donde Jesús rogaba que el cáliz de su Pasión y muerte pasara de largo).

¡Jesús también luchaba con hacer lo que Él sabía que era la voluntad de Dios! Yo pedía a Dios que el “cáliz” de mi vocación religiosa pasara de largo.

Mi oración era: “Querido Dios, ¡es muuuuy bonito conocerte! ¡Estoy muy contenta de tenerte en mi vida! Pero quiero volver a mis propios planes. Tenía planes, ¿sabes? ¿Te acuerdas? ¿Los animales, los pájaros? Así que esta cosa de ser monja… Me halagas, de verdad. Gracias pero no. Amen.”

El hecho de que sentía DOS voluntades luchando quería decir que no eran invenciones mías. Si hubiera sido una idea loca mía, la habría podido dejar a un lado, ignorarla, pasar de ella. Pero no era mi idea.

Echar a Dios

Echar a Dios no es tan fácil. Recuerdo claramente la noche en que decidí que estaba HARTA de la idea de ser monja. Decidí sacarla de mi mente y seguir con mi vida. Después de todo, yo ERA libre, ¿no? Dios nunca nos obliga a hacer algo, ¿no?

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
religiosasvocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.