Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconEspiritualidad
line break icon

Personas «tóxicas»: el reto de no alejarse

Ashley-Rose-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/02/15


Sin embargo, otros lo condenan porque lo hizo en sábado. No ven más allá. Están cerrados. Lo condenan porque no cumple la ley. Porque se quedan en un precepto sin mirar con compasión. No les importa el dolor del endemoniado. Prefieren cumplir una norma.

A veces nosotros condenamos a los demás por la norma. No miramos a la persona. Miramos sólo la ley. Jesús mira el corazón.

En otras ocasiones Jesús cura tocando, cuidando, mirando al otro. Hoy Jesús usa la palabra. Nadie le pide que lo cure. Pero Él se compadece y lo sana. Se conmueve ante un hombre que no logra ser quien es.

Jesús habla y actúa con autoridad. Hemos escuchado en la primera lectura: "Suscitaré un profeta de entre sus hermanos, como tú. Pondré mis palabras en su boca, y les dirá lo que Yo le mande. A quien no escuche las palabras que pronuncie en mi nombre, Yo le pediré cuentas". Ese profeta es Jesús y muchos no le escucharon. Muchos tampoco lo escuchan hoy.

Hemos repetido en el salmo: "No endurezcáis el corazón". ¡Cuántas veces lo hacemos! ¡Cuántos lo hicieron en la época de Jesús! Jesús hablaba con autoridad, y, pese a ello, muchos no lo escucharon, tenían el corazón endurecido.

A lo mejor tampoco yo hoy lo escucho y lo sigo. ¿Veo la autoridad que tiene Jesús? Seguimos a las personas que tienen autoridad, nos fiamos de ellas. Pero hoy hay tantas personas que hablan sin autoridad que nos cuesta encontrar a alguien que lo haga con autoridad.

Hay muchos que hablan, que dicen, que escriben. Pero detrás vemos muchas veces mentiras, falta de honestidad, falta de justicia, corrupción. Y entonces lo que dicen pierde fuerza, deja de tener valor.

Jesús habla con autoridad. ¿Hablo yo con autoridad? A veces hablamos mucho y hacemos poco. Para mí, hablar con autoridad significa que lo que hablas sea vida. Jesús hace lo que habla y habla lo que hace. Por eso tiene autoridad. En Él no hay diferencia. No hay doblez.

Habla de un Dios que sana, que es misericordioso, y Él toca con amor las heridas de los enfermos y se conmueve. Ora y vive con su Padre, pero se deja invadir por los que le buscan. Por eso, cuando nos habla de un Dios que sale a buscarnos, son creíbles sus palabras.

A veces hablamos mucho de Jesús y nuestra vida no lo muestra tanto con sus hechos. Nos falta amor y luz en lo que hacemos. Cuesta que nos crean. Surge la duda y la sospecha.

Es verdad que el evangelio de hoy acaba diciendo que su fama se extendía por toda Galilea: «Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea». Y muchos se entusiasmaron con sus palabras y lo buscaban.

Pero nosotros sabemos el final de la historia. Y sabemos que en la cruz se quedará solo. Jesús tenía un corazón libre. Amaba y se entregaba. Ahí radicaba su autoridad. Era amado por su Padre. Y sólo en Él su vida tenía sentido. En Él estaba su autoridad.

Hoy le pido a Dios que me enseñe a vivir como Él, de forma coherente.Aceptando lo que me toca vivir con alegría. Mirando mi realidad con paz, sintiendo que es lo que Dios me regala para ser más santo.

Y con una certeza en el corazón: Él siempre estará conmigo. Y su presencia es la que me da autoridad. Sus palabras en mi voz. Su amor en mis gestos. Su luz en mi mirada. Su misericordia en mi compasión. Quiero vivir como Él.

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
alma

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.