Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Crisi de vocaciones en Occidente: un enfoque espiritual

2015 anno della vita consacrata – es

@DR

Carlos Padilla Esteban - publicado el 31/01/15

A veces pensamos que en esta época en la que vivimos o Dios llama menos o los jóvenes responden menos a la llamada, pero...

Jesús hoy, en este mundo tan convulso, sigue llamando. A cada uno, a una vocación determinada.

Pienso que la vocación a estar con Él en una vida consagrado sigue ocurriendo hoy igual que siempre. ¿Por qué nos parece que hay menos vocaciones a la vida consagrada?

No es fácil comparar los tiempos. A veces lo hacemos y pensamos que en esta época en la que vivimos o Dios llama menos o los jóvenes responden menos a la llamada.

No creo que sea así. Dios sigue llamando. Lo que sí pasa es que para que una persona pueda escuchar la llamada a la vocación son necesarias ciertas premisas. Sin hondura no es posible escuchar la voz.

A veces me da la impresión de que muchos jóvenes viven tan volcados sobre el mundo que han perdido hondura. No hacen silencio. No navegan en su mar interior.

Hay preguntas profundas que no oyen y temas fundamentales que no abordan. Falta profundidad. La vida va muy rápido. Falta silencio. El mundo con sus ruidos, con sus prisas, con sus voces, aturde.

Estamos llamados a formar personas religiosas, unidas a Dios en lo más hondo de su alma. Que sepan discernir la voz de Dios, su llamada, su vocación, sea la que sea. Cuando los jóvenes son religiosos, hondos, si Dios los llama, seguro que lo oyen.

Puede ser que también hoy falten modelos a los que seguir. O que haya personas consagradas que no vivamos de una forma que invite al seguimiento. El aburguesamiento invade el alma y podemos perder el fuego y la pasión. En esos casos nuestra vida no despierta la pregunta: “Maestro, ¿Dónde vives?”. 

Pienso también que a veces falta osadía para dar el salto. Seguir una vida consagrada es una llamada que sigue chocando en el mundo de hoy. Sorprende. Es como una ruptura con la línea recta que siguen los pasos de cualquier joven.

Lo mismo que a esos hombres junto a sus barcas, la llamada de Jesús supuso una ruptura. Ellos no dudaron. Creyeron y se fiaron. El joven rico, sin embargo, temía perder demasiado.

A veces creo que muchos jóvenes ya están instalados. Estar instalados no tiene que ver con la edad. Cualquier persona, sin importar su edad, puede vivir así. Tiene más que ver con una actitud ante la vida. Un miedo profundo e irracional a perder su seguridad, su comodidad, sus cosas, sus planes.

Cuando uno vive acomodado prefiere no escuchar la voz de Dios. No quiere que haya cambios. Teme las sorpresas de la vida. En un corazón acomodado no cabe la vocación. Hay mucho que perder y no parece tanto lo que se puede ganar.

Muchos jóvenes viven acomodados, instalados. En ellos una llamada a dejar las redes, sus redes, sus costumbres, su tierra incluso, sus planes profesionales, sus amores, parece excesivo.

¿Y si luego uno se equivoca? Es hoy muy grande el miedo a equivocarse. Creo que por eso hay tanta indecisión. Los corazones indecisos son muchos. Cuesta tomar decisiones. Más aún si las decisiones son importantes.

Hay un miedo profundo a la soledad. Una vida consagrada se ve como un páramo sin flores, sin descanso, sin compañía. Sí, Jesús viene conmigo, pero, se preguntan, ¿no hay nadie más? El temor a la soledad es hondo.

Y la soledad, lo queramos o no, siempre nos va a acompañar. Tendremos que aprender a vivir con ella, sea cual sea nuestro estado de vida. Es bonito aprender a hablar con ella, a quererla en las noches duras del invierno, a besarla con cariño.

Es importante aprender a apreciar su dureza y aceptar que será mi compañera de viaje en cualquier viaje que emprenda. Ya sea en la vida consagrada, como soltero o si formo una familia.

Creo entonces que la llamada de Jesús a seguir sus pasos, a ser pescador de hombres, sigue hoy sonando con fuerza.


Muchos corazones la oyen y responden con prontitud. Otros muchos no la oyen. Otros, oyéndola, prefieren seguir su camino, por miedo, por indecisión, por falta de confianza.

En todo caso, no me inquieta. Jesús sigue construyendo su reino sobre aquellos corazones que se le abren. Que le dejan caminar en su interior. Que le ofrecen su barca para navegar mar adentro. ¿Dónde estoy yo? ¿Qué me pide hoy Jesús?

Pero, en realidad, ¿qué significa pescar hombres? Es una expresión muy conocida. A veces puede tener una connotación negativa. Nos parece que pescar es liar a alguien, hacer que se le complique la vida, convencerlo para que haga lo que no quiere hacer.

Pero no es eso. No queremos hacer proselitismo, ya nos lo decía el Papa Francisco. No queremos convencer a nadie con palabras. Son los ejemplos los que arrastran.

Sabemos que Jesús le da otra dimensión a nuestra vida. Esto sucede porque me fío, porque dejo que camine a mi lado y no huyo. Porque sigo su voz y no me alejo.

Jesús me lía con su red de amor, de comprensión. Y yo le digo: “Voy contigo. Tú me abres los ojos del corazón”.

Jesús nos llama a seguir sus pasos, nos invita a la conversión. A estar con Él y cambiar de vida. A dejar los peces y pasar a pescar hombres. Nos llama a hacer plenitud lo que ya está en nosotros. Sólo quiere que nos fiemos de Él.

Nos pide que usemos nuestras redes, nuestros conocimientos, nuestros talentos. Nos llama a seguir haciendo lo mismo pero todo en una nueva dimensión.

Con Él nos adentramos mar adentro y echamos nuestras redes. Confiamos. Lo hacemos con paciencia. Pero ahora a su lado.

Es una vocación a vivir en plenitud la cercanía con el Señor. Es la invitación a cambiar de vida, a convertir el corazón para que sea total posesión de Dios.

Pescar hombres tiene que ver con nuestra vida y, al mismo tiempo, es algo que supera todos nuestros sueños y expectativas. Tiene que ver con vivir de tal forma que nuestro amor llegue a muchos corazones.

Hay tantos hombres perdidos. Hay tanta frialdad en el mundo en el que vivimos. Echamos las redes de la unidad. Las redes que unen los corazones. Las redes que siembran la paz.

Hay tanta soledad. El hombre de hoy necesita un hogar, necesita sentirse en casa. Echamos nuestras redes. Echamos las redes para anunciar que Jesús está con nosotros, cada día, para siempre. Que Él no nos deja nunca.

Echamos las redes porque deseamos que muchas personas cambien de vida, sean mejores, más humildes, más de Dios. Ojalá muchos corazones se levantaran como en Nínive y cambiaran de vida como cuando Jonás predicó allí la conversión.

Echar las redes tiene que ver con dar esperanza, con mostrar el horizonte amplio al que Jesús nos llama. Pescar hombres es una invitación a estar con Dios, a experimentar ese amor personal de Jesús.

Siempre será una pesca milagrosa, porque la conversión es obra de Dios. Nosotros sólo echamos las redes, dejamos ver su rostro torpemente y Dios hace el resto, cambia los corazones.


[1] J. Kentenich, Textos pedagógicos
[2] J. Kentenich, Cartas del Carmelo
[3] J. Kentenich, Cartas del Carmelo
[4] Pablo d’Ors, Sendino se muere

Tags:
almavida consagradavocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.