Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 01 agosto |
San Alfonso María de Ligorio
home iconEspiritualidad
line break icon

Vivir libres de deseos, miedos y prejuicios limitadores

jespro.org

Carlos Padilla Esteban - publicado el 30/01/15

Todo lo que tengo delante de mí es una oportunidad que Dios me da para amar la vida

Creo que por lo general huimos de lo que no nos gusta y buscamos lo que nos agrada. Es una tendencia muy humana, como leía el otro día:

«Como casi todo el mundo, también yo ando siempre persiguiendo lo que me agrada y rechazando lo que me repele. Estoy un poco harto de vivir así: atraído o repelido, corriendo en pos de algo o, por el contrario, alejándome de ello todo lo posible.

Una existencia que discurre tomando y repudiando termina por resultar agotadora, me pregunto si no sería posible vivir sin imponer a la vida nuestras preferencias o aversiones. Se trata de tener el receptáculo que soy cuanto más limpio mejor, de modo que el agua que se vierta en él pueda distinguirse en toda su pureza. Sería estupendo ver algo sin pretensiones, gratuitamente, sin el prisma del para mí»[1].

¡Qué difícil vivir así! Sin más tocar la vida, acariciar la superficie de las cosas, plantarme ante el presente sin pretensiones, escuchar paciente el viento de cada día. Sí, así sin más. De pie, firme, dispuesto.

Viviendo el presente, apreciándolo entre mis dedos. Palpando su sobriedad a veces tan hiriente. Sin huir de lo que temo. Sin correr nervioso hacia lo que ansío. No es sencillo detenerme así ante la vida. Normalmente huyo y corro. Desprecio y elijo. Guardo y olvido. Critico y alabo.

Y me da miedo que el caprichoso querer de mi alma determine mis actos. Y entonces me pregunto. ¿Cuántas veces juzgo la realidad antes de que ocurra? ¿Cuántas me alejo de la vida sin conocer bien lo que desprecio?

Salvo y condeno. Y entonces no soy libre. Porque antes de que ocurra lo que temo ya quiero evitarlo. Y antes de tocar lo que deseo pretendo poseerlo.

Me gustaría vivir sin pretensiones. Al menos que las mismas no condicionaran mi ánimo. Quisiera vivir sin prejuicios que me traben. Al pensar en lo que viene o me turbo o me alegro, y no me abro a la posibilidad desconocida de lo que sólo intuyo.

¿Cómo hacer para vivir el día como vivía Jesús? No es tan sencillo, pero lo deseo. Caminar, soñar, tocar, mirar y pensar que todo lo que tengo delante de mí es una oportunidad que Dios me da para amar la vida.

Para dejar un reguero de esperanza a mi paso. Para sembrar semillas eternas con mis manos. No quiero perderme nada por mis prejuicios. No quiero que mi afán por poseer lo que deseo me prive de lo que aún no he conocido y por eso aún no lo deseo. Sí, no quiero.

Como decía una persona creo que se trata de «mirar el pozo roto, la fuente que se abre, el sol, la noche, el agua. Mirar y no mirar. Tocar sin poner los dedos. Abrazar con silencios. Cubrir de besos. Recoger lágrimas en pañuelos. Sin decir nada. Levantar la mirada al cielo, siempre dando gracias. Sintiendo, como Jesús siente, como yo no siento. Tocándole a Él en mi carne enferma. Desentrañando misterios desparramados en mis manos. Como queriendo elevarme a lo alto de las nubes. Como rozando los vientos que cabalgan por mis mares. Sin llevar cuenta de nada. Sin saber bien qué respondo. Cuando el tiempo cuenta tan poco».

Por eso hoy le pido a Dios que me libere y me enseñe a vivir, y a mirar, a contemplar la realidad que me regala. Que me haga capaz de despreciar mis fobias y logre con su mano que mis deseos no me aten con cadenas haciéndome su esclavo.


[1] Pablo D´Ors,
Biografía del silencio
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
5
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
6
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
7
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.