Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La soberbia del que se cree Papa

Comparte
Creo que hemos entrado en una dinámica absurda, al menos en la red. Es la dinámica "el Papa habla – se ataca al Papa – de defiende al Papa" que se repite hasta la saciedad, casi desde el mismo momento en que un Papa es elegido. Compruebo perplejo que es en el mismo seno de la Iglesia donde la misma Iglesia se pone en evidencia. El escenario de "bloques" de opinión, inamovibles, susceptibles, desconfiados y llenos de soberbia, es un escenario que poco ayuda a este Cuerpo qie es la Iglesia, Madre de todos.

Igual que se dice que en todo español vive un entrenador de fútbol, podríamos decir que en muchos católicos vive un Papa que sabe más que nadie, con mayor formación que nadie, con mejor interpretación de la Palabra que nadie, con mayor fidelidad al Magisterio que nadie, más cercano a la Verdad que nadie y, por supuesto, con mayor claridad de cómo debe ser el sucesor de Pedro. El pecado de soberbia campa a sus anchas. Le hemos dejado la puerta abierta y ha entrado hasta la cocina. 

Igual yo soy raro pero… nunca me he planteado si el Papa se equivoca o no. Y no me considero sometido ni esclavo. Yo, simplemente, hago un esfuerzo por escucharle, por escucharle a él, y a Cristo a través de él, sin titulares de por medio, y trato de sentirme interpelado por su gestos, sus palabras y sus enseñanzas. Yo sí creo, tengo la certeza, de que Dios cuida a su Iglesia y de que cada Santo Padre llega a aportar todo su ser en un momento concreto y distinto a los anteriores. No hay lugar a comparaciones, porque ni la Iglesia es la misma, ni mismas son las circunstancias, ni igual es lo vivido por cada cardenal elegido, ni mismos son sus dones ni sus enredos…

Todo esto nos da igual. Nos ponemos nosotros en el centro de referencia y pretendemos que el Papa gravite a nuestro alrededor. Nos repartimos los cromos y nos convertimos en "tiffosi" como si los Papas fueran equipos de fútbol. Están "los de Pedro", estásn "los de Pablo"… y cada grada enseña sus banderas, sus bufandas y entona sus cánticos. Parece claro que Jesús de Nazaret abandona la escena por momentos, desaparece, se volatiliza, pierde el centro.

Es hora de invitar a nuestra soberbia a irse de casa. Ya ha hecho demasiado daño. Es hora de hacer silencio. La Cuaresma será un buen momento para ello. 

@scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.