Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 enero |
Santa Margarita de Hungría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Comulgar y después confesarse? Es como vestirme y después ducharme

abouna.org

Henry Vargas Holguín - publicado el 28/01/15

No se puede comulgar en estado de pecado mortal salvo por un motivo grave

Respuesta a la siguiente pregunta de un lector: Hace poco viví una situación en la que estaba esperando para confesarme y el sacerdote, que tenia que celebrar la misa, nos dijo a los que esperábamos que hiciéramos el acto de contrición por los pecados, que recibiéramos la comunión ydespués nos confesaba. Quería saber si esto es lícito o correcto, porque es necesario estar en gracia para comulgar. Desde ya muchas gracias. Saludos cordiales.

Un precepto divino dice que no se puede comulgar en estado de pecado mortal. La Iglesia, para cuidar la dignidad del sacramento de la Eucaristía y el alma de los fieles, impuso un precepto en el Concilio de Trento: que nadie con conciencia de haber cometido un pecado mortal se acercara a comulgar, por muy contrito que se sienta, sin haberse confesado antes. Es decir, que hay también un precepto eclesiástico que lo manda.

Pero, ¿hay excepciones? Sí, porque los preceptos eclesiásticos no obligan cuando hay una dificultad grave, seria y/o excepcional.

El precepto eclesiástico puede admitir una excepción cuando concurra un motivo grave y no haya tiempo u oportunidad de confesarse y se está, por ejemplo, en peligro de muerte; en este caso, el fiel está obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el propósito de confesarse cuanto antes. O también si hubiera alguna dificultad grave como, por ejemplo, una seria necesidad de comulgar.

Pero hay que tener en cuenta una cosa: casi nunca hay obligación de comulgar (es el caso del sacerdote que celebra y algún otro caso excepcional). Sólo es obligatorio una vez año, por pascua de resurrección.

Es decir, que si una persona tiene absoluta obligación de comulgar y no puede confesarse antes, puede hacer un acto de perfecta contrición y comulgar, pero a manera de grave excepción, y con la obligación posterior de confesarse.

No podemos dejar a un lado el sacramento de la Penitencia, mucho menos en circunstancias anómalas como es anteceder la comunión a la confesión. Es lo que dice el canon 963: “…aquel a quien se le perdonan pecados graves con una absolución general, debe acercarse a la confesión individual lo antes posible, en cuanto tenga ocasión”.

Es de suponer que entre una absolución y la otra hay de por medio alguna o algunas comuniones eucarísticas. Pero no es el caso de quien no quiere confesarse, sino de quien, de buena fe, se encuentra en esa situación.

Obviamente sin una necesidad real, y una dificultad grave también real, sería un grave abuso el incumplimiento de este precepto de la Iglesia, cuyo fin no es impedir a la gente la comunión, sino conseguir que lo haga dignamente, evitando todo peligro de sacrilegio.

Sería absurdo exponerse a cometer un sacrilegio para satisfacer las ganas de comulgar o para evitar la vergüenza de dejar de hacerlo o por una ‘supuesta’ necesidad de recibir al Señor, etcétera, sin una necesidad grave de recibir la Eucaristía.

A veces se escucha decir a la gente: “Pero, un sacerdote me dijo que comulgara…”. Pero, ¿puede un sacerdote eximir del cumplimiento de la ley divina de que no se puede comulgar en estado de pecado mortal? No, porque no tiene ninguna potestad sobre ella. Si lo dice, se equivoca y no debería que haberlo dicho nunca.

Hay cosas para las que se tiene poder, y cosas para las que no. Si no tiene poder de hacer algo, e intenta hacerlo, el intento es vano, ya que lo hecho no tendrá ninguna validez. Si un sacerdote da permiso para hacer algo en lo que no tiene potestad, el permiso es absolutamente inválido.

Además un mal consejo no excusa de pecado. Por tanto, no se pierda el tiempo buscando consensos para comulgar: estar en condiciones de comulgar o no estarlo no depende del sacerdote que tengas delante.

  • 1
  • 2
Tags:
eucaristiapenitenciasacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.