Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEspiritualidad
line break icon

Muchos esperaban que el Papa Francisco «relajara» la Humanae Vitae…

© Yvonne Felix / YouTube

Miguel Cuartero Samperi - publicado el 26/01/15 - actualizado el 08/02/19

La “falta de apertura a la vida” es uno de los males que aquejan a la familia que sigue las sirenas del relativismo y de la “cultura de lo efímero”. El cierre a la vida se vuelve un cáncer dentro de la sociedad que envejece y muere, ya que – prosigue el pontífice – “cada amenaza a la familia es una amenaza a la misma sociedad”.

Francisco recuerda que Papa Pablo VI “tuvo el valor de defender la apertura a la vida en la familia. Él conocía las dificultades que existían en cada familia, por eso en su encíclica era muy misericordioso hacia los casos particulares, y pidió a los confesores que fueran muy misericordiosos y comprensivos con los casos particulares. Pero también miró más allá: miró a los pueblos de la Tierra, y vio esta amenaza de la destrucción de la familia por falta de hijos. Pablo VI era valiente, era un buen pastor y puso en guardia a sus ovejas de los lobos que acechaban”.

El intento del Papa Montini, a instancia de los movimientos de liberación sexual, de la difusión de la píldora abortiva y de las alarmas del boom demográfico, fue reafirmar la sacralidad de la vida y de la sexualidad humana y establecer la doctrina católica en el campo de la moral conyugal, con particular referencia al control de natalidad.

Reafirmando el juicio negativo en relación al aborto, la esterilización y los métodos anticonceptivos, Pablo VI subrayó la indisolubilidad entre el aspecto unitivo y el procreativo del acto conyugal estableciendo que cada “acto matrimonial debe permanecer abierto a la transmisión de la vida” (n° 11).

Para el Papa Pablo VI “la paternidad responsable se ejercita con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa, así como con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar temporalmente o incluso a indeterminadamente, un nuevo nacimiento”.

En el reconocimiento de los “propios deberes hacia Dios, hacia uno mismo, hacia la familia y hacia la sociedad”, los cónyuges “no son libres de proceder al libre arbitrio, como si pudieran determinar autónomamente las vías honestas a seguir, sino al contrario, deben conformar su actuar a la intención creadora de Dios, expresada en la misma naturaleza del matrimonio y sus actos y manifestada en la enseñanza constante de la Iglesia”.

Nada sencillo, de hecho. Pero el papa fue profético porque además de señalar la vía a seguir, indicó los riesgos y los peligros de un estilo de vida que se casara con el control artificial de natalidad (HV 17): la infidelidad conyugal, el descenso de la moralidad, la banalización de la sexualidad, la falta de respeto en relación a la mujer (considerada “instrumento de goce egoísta”), el riesgo de intromisión del gobierno en las decisiones familiares de los cónyuges a través de métodos anticonceptivos sugeridos o impuestos…

La contestación a la encíclica Humanae Vitae es uno de los problemas espinosos que la Iglesia está llamada a afrontar con seriedad y atención pastoral. Son muchos los católicos que se oponen claramente a los dictámenes de esta encíclica: tanto los cónyuges cristianos, con su conducta de control de natalidad que no excluye métodos anticonceptivos, como los pastores o los teólogos con una enseñanza que contrasta claramente con el magisterio de Pablo VI.

Un claro ejemplo es el resultado del cuestionario preparatorio para el Sínodo Extraordinario sobre la Familia que ha subrayado cómo la Humanae Vitae “en la gran mayoría de los casos, no es conocida en su dimensión positiva. Aquellos que afirman que la conocen pertenecen como mucho a asociaciones y grupos eclesiales particularmente comprometidos con las parroquias o a caminos de espiritualidad familiar” (

  • 1
  • 2
  • 3
Tags:
enciclicafamiliamatrimoniopablo vivida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.