Aleteia

¿Conoces la sorprendente «conexión católica» de la bandera de la Unión Europea?

Patrick Hertzog | AFP
Comparte

La bandera de Europa ondeó por primera vez en la Catedral de Estrasburgo en 1956

Nuestra era cristiana despega con la increíble actividad de un puñado de judíos que aprovechan la estructura del Imperio Romano y la red de sinagogas judías para implantarse en las regiones circundantes del Mediterráneo.

Después de cuatro siglos de persecuciones, esos cristianos fuerzan a que el Emperador Constantino tenga que reconocer oficialmente el cristianismo.

A partir de entonces y, durante muchos siglos, gran parte de Europa y Oriente Medio constituyen la Cristiandad que a partir del siglo XVI se abre camino en el continente americano.

En ese mismo siglo, Lutero con el interés de príncipes europeos de la época, inicia otra versión del cristianismo, no católico y, sobre todo, no romano. Pero Europa y su expansión colonial por los otros continentes, sigue siendo cristiana en una u otra versión.

La ciencia, el arte, la música, la pintura, la arquitectura,…toda la cultura europea es cristiana; hasta la propia Declaración de los Derechos Humanos es la versión laica de los diez mandamientos de la Biblia judeo-cristiana.

Por eso, Europa es un con­tinente consagrado a María desde los tiempos de Clemente V (siglo XIV) y, por eso, Juan Pablo II criticó la Constitución Euro­pea por no recoger la idea de sus «raíces cristianas» como fuente de inspiración.

Cuando Europa sale de sus dos guerras mundiales comienza a abrirse camino la idea de unificación y solidaridad europea.

Desde sus inicios, la Unión Europea se encuentra tintada de sus raíces cristianas. Los llamados padres fundadores de Europa Jean Monet, Robert Schuman, Honrad Adenauer y Alcide De Gasperi, defendieron un proyecto de compromisos y recursos compartidos para crear una unidad en un entorno próspero y pacífico llamado Europa.

Zvonimir Atletic / Shutterstock

Shuman y Adenauer, con profundos y conocidos idearios católicos, rezaron en la Catedral de Estrasburgo ante la imagen de la Inmaculada Concepción (coronada por 12 estrellas sobre un fondo azul) antes de proponer el proyecto europeo al órgano político que dio luz verde a la propuesta.

La bandera de Europa (que inicialmente era del Consejo de Europa) y sus 12 estrellas sobre fondo azul es uno de los símbolos más representativos y conocidos de la UE.

Está presente en los edificios públicos, en las matrículas de los coches, en los billetes y monedas, en los colegios e, incluso, en las paredes de algunos despachos.

En 1950 el Consejo de Europa convocó un concurso para la creación de una bandera que sirviera para representar a Europa. Hubo 101 proyectos, entre los que se encontraban varias propuestas de Arsène Heitz, quien finalmente ganó con uno de sus bocetos: 12 estrellas amarillas sobre un fondo azul.

Por coincidencia entre las agendas de los asistentes, el 8 de diciembre de 1955, día de la Inmaculada Concepción, se produjo el fallo del concurso, de nuevo, otro fino hilo mariano estuvo presente.

El jurado eligió el símbolo ganador del concurso, sin tener conocimiento de que fue el mismo ante el que rezaron los padres fundadores en las vidrieras de la Catedral de Estrasburgo.

© Sabine de Rozières

A Arsène Heitz le encantaba contar su proeza: ¡haber diseñado la bandera de Europa y haber hecho de ella la bandera de la Santa Virgen!

El 21 de octubre de 1956 la bandera ondeó por primera vez en un edificio. El lugar elegido fue sin duda el  idóneo por su afinidad al símbolo cristiano y mariano que es el encargado de representar la unión de los pueblos europeos: la Catedral de Estrasburgo.

Heitz ha desveló a la revista francesa Lourdes Magazine cuál fue el motivo de su inspiración. En aquellas fechas, dice él, leía la historia de las apariciones de la Santísima Virgen en la Rue du Bac de París, que hoy es conocida como la Virgen de la Medalla de la Milagrosa. Y según el testimonio del artista, concibió las doce estrellas en círculo sobre un fondo azul, tal como la representa la iconografía tradicional de esta imagen de la Inmaculada Concepción.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.