Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

​No renuncies a tu verdad para encajar (ni lo pidas a otros)

Michael-1952-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/01/15 - actualizado el 07/11/18

No hay nada peor que una sociedad que busca que todos sean iguales, o que todos estén controlados

El otro día vi la película llamada Divergentes. En ella se presenta un mundo futuro de ficción. Para mantener la paz han constituido cinco facciones. Cada una con un rasgo fundamental. Son las siguientes:

Osadía. A ella van los osados, los que tienen un alma valiente. Quieren proteger a los demás y dar su vida luchando por ellos. Son defensores, imponen el orden.

Otra facción se llama concordia. Son positivos y alegres. Cultivan la tierra y viven en paz. No hacen daño a nadie.

Otros pertenecen a la facción de abnegación. Ellos están dispuestos a dar la vida por los demás. Son solidarios, no piensan en sí mismos. Huyen de la vanidad. Son servidores sociales y por eso detentan el poder.

Los que viven en erudición buscan la verdad, investigan y estudian. Tienen el poder que da el conocimiento de las cosas.

Los que imparten la justicia pertenecen a la facción de la verdad. Dicen siempre la verdad, lo que piensan. Incluso aunque uno no quiera oírla.

Son cinco facciones que permanecen en paz respetando la originalidad de los otros. La pertenencia a una u otra facción viene dada por cómo es cada uno.

Para ello hay una prueba que muestra cómo somos en nuestro interior. Aunque la prueba nunca es definitiva y, al final, uno decide libremente dónde quiere ir. Lo que sucede es que, como pasa con los test de personalidad, no es tan fácil encasillar a las personas en un solo temperamento o grupo.

Uno no tiene normalmente sólo un rasgo que lo determina. Eso sí, algunos rasgos suelen destacar por encima del resto. Pero hay algunas personas que tienen a la vez varios rasgos muy marcados, rasgos que destacan con fuerza.

Por eso en la vida no basta con hacer un test para saber cómo somos. Es necesario ahondar más, saber cómo somos en realidad, profundizar en nuestra historia, descubrir lo más original que tenemos.

En la película los divergentes son aquellos que no encajan en una sola facción. Lo que es una riqueza de la persona, se ve aquí como un peligro. Son personas complicadas, fuera del sistema, que desestabilizan el orden porque no encajan, porque no se las puede encasillar tan fácilmente.

El planteamiento parece un poco simple, pero tiene intuiciones verdaderas. Se trata de una paz basada en un equilibrio que no existe. Un intento por controlar a los diferentes, reduciéndolos, eliminándolos, apartándolos. Una paz que no funciona.

La verdad es que, en nuestro camino, queremos saber bien cómo somos. Queremos pertenecer a algún sitio, a alguna realidad, no vivir abandonados, sin hogar. Nos gusta saber cuáles son nuestras fuerzas, lo que nos hace felices, lo que nos ayuda a crecer, dónde seremos más útiles. Y también queremos descubrir en qué nos diferenciamos de los otros.

Queremos ser fieles a nosotros mismos, a nuestra verdad, a lo más original que hay en el corazón. Eso sí, como casi nunca somos cien por ciento de una sola manera, corremos el peligro de no encajar en un solo sitio.

Como en la película, queremos ser justos y veraces, osados y amables, abnegados y serviciales, a un mismo tiempo. La intuición que desarrolla la película me gusta. A veces queremos encasillar a las personas en una única facción. Nos gusta decirles a los demás cómo son. Así los controlamos y sabemos cómo van a reaccionar siempre.

Lo hacemos mucho con las personas a las que amamos. Como queriendo que no se salgan del esquema fijado. Que no rompan el molde en el que las hemos colocado. Que no desestabilicen el sistema siendo demasiado originales.

A veces lo hacemos también con nosotros mismos y nos limitamos. Creemos que no podemos crecer en ciertos aspectos. Y

  • 1
  • 2
Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.