Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 26 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es Dios un padre castigador?

pixabay

Steven Neira - publicado el 22/01/15

El camino principal para entender estas páginas de la Biblia, nacen de una premisa importantísima: la revelación divina según la Biblia es histórica, es decir, se manifiesta encarnándose en la trama lenta y fatigosa de las vicisitudes de los hombres.

No se trata de una palabra suspendida en los cielos y comunicada a través de un éxtasis. Es por esto que la Biblia es la historia progresiva de una revelación de Dios y la revelación progresiva del sentido de nuestra historia, a primera vista tan disparatada y escandalosa.

En otras palabras, Dios tuvo que ir con paciencia al ritmo de los pecados y miserias del ser humano, que en muchas de sus actitudes primitivas – escandalosas para nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI – tuvo que ir aprendiendo y mejorando.

No fue pues, de la noche a la mañana que el hombre entendió que el verdadero amor era entre un hombre con una sola mujer, o que el fundamentalismo y el apego a la letra de la Ley mataba al espíritu, o que lo impuro no era la comida sino lo que había en el corazón.

Todas y cada una de estas cosas, el Pueblo de Dios (del cual ahora también nosotros somos parte) las fue aprendiendo entre miserias, abundancias, alegrías y dolores que, – ahora nosotros comprendemos con la teología y la enseñanza de Jesucristo – no fueron necesariamente “enviadas” por Dios, sino consecuencia de la vida de dicho pueblo.

Medios humanos para fines divinos

Ante estas explicaciones, no está de más aclarar, que existen modos de pensar – sobre todo en ciertos agnósticos – que dificultan la comprensión de esta realidad, como por ejemplo, aquellos que, o aceptan que Dios inspiró la Biblia y por ende Él la “dictó” con Su propio estilo divino, o no fue inspiración de Dios sino que fue manipulada completamente por los hombres.

Sin embargo, este esquema mental, les dificulta aceptar la realidad que es obvia y explícita no sólo en las Sagradas Escrituras sino en el curso de la Historia y es que: Dios siempre se ha valido de los medios humanos para los fines divinos, justamente en virtud de ese don de la libertad que tenemos como seres humanos.

Dios quiere que el hombre sea libre y que libremente colabore con Dios. De esta manera lo explica claramente el Catecismo:

“Este designio comporta una pedagogía divina particular: Dios se comunica gradualmente al hombre, lo prepara por etapas para acoger la Revelación sobrenatural que hace de sí mismo y que culminará en la Persona y la misión del Verbo encarnado, Jesucristo”[6]

Y de esta  manera debemos comprender que los estilos propios de cada autor, de cada Libro, influyen significativamente en la manera en que fue escrito, sin que por ello se pierda la esencia propia del mensaje que Dios quiere dar a entender.

Más bien “Dio se valió de hombres elegidos, que usaban todas sus facultades y talentos; de este modo, obrando Dios en ellos y por ellos, como verdaderos autores, pusieron por escrito todo y sólo lo que Dios quería”[7].


[1]
Gn. 19, 24
[2]
Éx. 12, 13
[3]
2Sam. 12, 15
[4]
2Rey 6, 18-20
[5]
Jos 7, 1-26
[6]
Catecismo de la Iglesia Católica, 53
[7]
Concilio Vaticano II, DV 11
  • 1
  • 2
Tags:
antiguo testamentodiosrevelacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.