Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
home iconActualidad
line break icon

En busca de la tierra prometida

© Désirée MARTIN / AFP

Alfa y Omega - publicado el 18/01/15

La historia de Abdul Karim, cómo llegó a España y cómo la Iglesia le acogió como una madre

Abdul Karim salió con 25 años de su Camerún natal. Después de un año entero de viaje atravesando desiertos y cruzando el mar, llegó a España. Gracias a un sacerdote jesuita que le acogió con amor de padre, Karim encontró la fe y pidió ser bautizado. «Cuando conocí la historia de Moisés, que cruzó el mar y el desierto en busca de la tierra prometida, me sentí muy cerca de él. Yo había hecho lo mismo. Así empezó mi conversión», explica. Su historia personal encarna a la perfección el Mensaje del Papa para la Jornada del Emigrante y del Refugiado, que se celebra el próximo domingo, bajo el lema Iglesia sin fronteras, madre de todos

Abdul Karim tenía 10 años cuando dejó la escuela y se marchó de casa. Su madre había fallecido cuatro años antes, y él no encajó bien con la nueva esposa de su padre. «Me fui de ciudad en ciudad, viviendo unos meses con parientes de mi padre, otros meses con la familia de mi madre, a veces en la calle… Era un buscavidas sin fe. Vivía al día, haciendo todo lo posible para poder comer», explica el joven, que ahora tiene 33 años y vive en España.

A los 25 años, un amigo suyo y él decidieron que ya era el momento de buscar un futuro mejor. «En nuestro país no había oportunidades para nosotros. Además, desde pequeño, mi sueño era viajar a España. El motivo es muy curioso: recuerdo haber visto en la televisión una serie en la que un hombre luchaba para que los esclavos tuvieran derechos. Ese hombre era español. Así fue como me enamoré de este país», recuerda. Salieron de Camerún con lo equivalente a 50 euros en el bolsillo, varios mapas escritos a mano y «mucho optimismo. Aunque íbamos avisados de que el camino era peligroso y la gente moría, decidimos intentarlo. Si moríamos, es que era nuestro momento de dejar este mundo. No teníamos miedo».
Empezaron cruzando Nigeria. Después llegaron a Níger. Luego a Argelia. Y finalmente, a Marruecos.

Una ruta en la que hay más de 5.000 kilómetros –desiertos incluidos– y que realizaron a pie la mayor parte del tiempo. «Llegábamos caminando hasta un pueblo, y buscábamos algo de trabajo, como picar piedra, pasear animales…, lo que hiciera falta. Así sacábamos algunas monedas para pagar un coche, comida o un lugar donde pernoctar. Y continuábamos hasta el pueblo siguiente». Una de esas noches, refugiados en un antiguo búnker, un compañero de viaje, que conocieron por el camino, amaneció muerto. «No sabemos por qué. Estaba bien de salud. Ese día me dio un bajón muy grande, y me arrepentí mucho de haberme embarcado en este viaje. Pero volver era peligroso también. Así que continué», afirma Abdul Karim.

Una de las etapas más duras fue atravesar el desierto de Níger. «La mafia nos engañó. Nos dijeron que conocían el camino hasta Argelia, y aceptamos ir con ellos, aunque subirnos a su camión de mercancías nos costó mucho dinero. Pero es que atravesar el desierto a pie es imposible…, así que pagamos. Y si dejas dinero a deber, te amenazan con matar a tu familia».

El engaño llegó cuando los dejaron en mitad del desierto con una consigna: «Detrás de esa montaña de arena está la frontera con Argelia. Era mentira. Nos dejaron en la mitad del desierto. Y si te equivocabas de camino –en el desierto es fácil desorientarse– morías. De hecho, había esqueletos por todas partes», explica. Si hoy están vivos, es gracias a un beduino que se cruzó con ellos. «Nos dio a beber un líquido que llevaba en un bidón. Todavía hoy no sabemos si era agua, o como nos dijeron después, orín de camello. Pero fuera lo que fuese, lo bebimos y nos dio fuerza».

Tardaron aún dos días, con sus dos noches, en llegar a Argelia. «Se nos cortó la piel por el viento del desierto, se nos abrieron los talones y se quedaron en carne viva…; llegamos destrozados, moribundos». Pero llegaron.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Tags:
españainmigrantestestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.