Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 05 marzo |
San Juan José de la Cruz
home iconA Fondo
line break icon

Odio en nombre de Dios: Charlie Hebdo no es la solución, sino parte del problema

Paul Malo / Aleteia

Je suis charlie in Paris

Salvador Aragonés - publicado el 17/01/15

No pueden chocar libertad de expresión y libertad religiosa pues son derechos fundamentales de la persona

La libertad de expresión tiene sus límites: nunca la religión  debería ser objeto de mofa y escarnio por parte de los medios escritos. Estos límites han sido reconocidos por muchos dirigentes mundiales, entre ellos el papa Francisco, quien además ha dicho que nadie puede hacer la guerra o matar en nombre de Dios. ¿Querrán convertir el insulto a las religiones como un “derecho humano? No me extrañaría por parte de algunos.

La burla a la religión musulmana y a otras religiones no es el modo de preparar la paz entre las distintas naciones, culturas, religiones y civilizaciones del mundo. La paz del mundo hay que buscarla en la concordia entre los hombres o, como decían los últimos papas, en la “civilización de amor”, y no en publicaciones como Charlie Hebdo que ridiculizan y hacen befa de algo muy sagrado para los creyentes en una u otra religión.

En Italia se entiende muy bien lo que es la “paz religiosa”, pues no hubo paz entre el Papado y el Reino de Italia mientras se hostigaba a la religión y se mantenía al Papa “encerrado” entre los muros del Vaticano. La firma de los Pactos de Letrán en 1929, entre el cardenal Gasparri y el jefe del gobierno Benito Mussolini, consiguió la paz religiosa después de 59 años de hostilidades.

Por eso Italia es un país respetuoso con las religiones por propia experiencia histórica. Francia es un país laico, es decir que no reconoce a ninguna religión como tal, aunque las religiones funcionan con el reconocimiento civil general de la libertad religiosa. España es un país ni laico ni confesional, y reconoce a todas las religiones como tales en su Constitución, y por eso se le llama Estado aconfesional. Lo mismo podríamos encontrar en numerosos estados de América Latina que sin ser confesionales respetan la libertad religiosa y de culto.

Pero quienes utilizan el nombre de Dios para acometer actos violentos o muertes estos no son religiosos sino “fanáticos de una religión”, sea la que sea, y enemigos de la libertad religiosa. En otras palabras, no son personas que actúan en nombre de una religión, sino que son fanáticos, como los hay en las más diversas ideologías cuando estas se radicalizan.

Uno de los aspectos positivos también de los atentados de París es que no se ha asociado el fanatismo y terrorismo yijadista con la religión musulmana. Pero ahí sí que los estados islámicos deberían aportar mucho más, por ejemplo no perseguir en sus territorios a quienes profesan otras religiones o permitir que una persona deje de ser musulmana para abrazar otra religión, como la cristiana. En esto queda mucho por avanzar.

Lo más sorprendente de los atentados de París es que el mundo occidental ha despertado  del letargo contra el terrorismo de origen islámico solo porque han muerto una docena de personas en París. Occidente permanecía adormecido cuando tuvieron lugar los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004 que causó más de 200 muertos, ni despertó Occidente con las matanzas sin piedad contra los cristianos en territorios controlados por el Islam radical. Ni cuando se destruían auténticos tesoros arquitectónicos y artísticos en los territorios islámicos. Veremos qué soluciones serán propuestas.

Seguro que no será una solución patrocinar publicaciones provocadoras y burlescas tipo Charlie Hebdo, pues Charlie Hebdo no es la solución sino parte del problema. Una religión es algo intocable para los creyentes en la misma, no se puede ridiculizar, como tampoco se puede ridiculizar a la madre de alguien solo por ser la madre. Las esferas íntimas de las personas, sus conciencias, son libres e inviolables, y ahí tenemos ya un límite a la libertad de expresión.

Cuando chocamos entre dos derechos fundamentales de la persona como son la libertad religiosa y de conciencia y la libertad de expresión ya encontramos límites. Dos derechos fundamentales no pueden estar uno frente a otro, sino uno junto al otro. Si chocan los dos derechos uno de ellos, o los dos, no se viven de acuerdo con la dignidad de la persona.

Tags:
islamlibertad de prensa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.