Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

​¿Cómo debe actuar la Iglesia frente a un pedido de asilo?

© PMH
Pastoral de Movilidad Humana de Bolivia
Comparte

ACNUR Bolivia en la mira mundial por solicitud de empresario peruano en fuga

Un hecho de tipo humanitario ha vinculado en la práctica a los gobiernos del Perú y Bolivia. Se trata de la solicitud de asilo político requerida por el empresario peruano Martín Belaunde Lossio ante el gobierno boliviano "por falta de garantías para un proceso penal justo".

Si bien los fiscales lo esperan en Lima para juzgarlo por delitos de corrupción, él asegura que no ha cometido delito alguno y que más bien sus enemigos políticos lo persiguen…

Presentado ya este miércoles 14 de enero ante las autoridades del país altiplánico, la opinión pública se ha enterado de que la primera instancia en la revisión de su caso estará a cargo de la Iglesia católica, a través de la pastoral de Movilidad Humana.

Esta oficina es la filial autorizada de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Bolivia y en varios países latinoamericanos, por lo que el panorama tendrá una garantía de transparencia al menos en esta primera etapa.

La mirada de la fe

La Iglesia tiene una amplísima experiencia en promover la acogida de migrantes y refugiados en decenas de países que reciben dicha solicitud. Los hay por motivos humanitarios que pasan por las catástrofes naturales, la persecución religiosa o las guerras.

Algunos refugiados que recibieron el asilo político también fueron justificados por la Iglesia, dado que las libertades de pensamiento, opinión y ejercicio de la actividad política-partidaria están entre los derechos fundamentales de las personas.

Por lo tanto, estos no sólo deben ser salvaguardados y protegidos, sino alentados como fundamento de la democracia.
Ya el artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce este derecho básico: "En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país".

El numeral 1911 del Catecismo de la Iglesia Católica asegura que "la unidad de la familia humana… implica un bien común universal".

Y lo describe de este modo: (Se) requiere una organización de la comunidad de naciones capaz de "proveer a las diferentes necesidades de los hombres…como en no pocas situaciones particulares que pueden surgir en algunas partes, como son…socorrer en sus sufrimientos a los refugiados dispersos por todo el mundo o ayudar a los emigrantes y a sus familias’ (GS 84, 2).

Velar por la justicia y la Verdad

En este caso, la Comisión Nacional del Refugiado de Bolivia (CONARE) del Ministerio de Relaciones Exteriores escuchará el informe de la Pastoral de la Movilidad Humana-ACNUR, que tendrá que velar por los derechos del solicitante de asilo y verificar el mismo según la legislación vigente en Bolivia sobre los refugiados.
 
Si bien cuenta con algunas semanas para elevar su Informe, debe tomar en cuenta que sumando las siguientes instancias del gobierno, la decisión no debe excederse de los días que tiene la CONARE para dar respuesta al pedido. Aunque es un hecho que toda espera tendrá en vilo a las autoridades peruanas y a la opinión pública.

Es evidente que la Iglesia católica en Bolivia, a través de la representación que le concede ACNUR, sabrá distinguir aquellas causales que excluyen todo pedido de asilo, una de las cuales es el haber cometido un grave delito común fuera del país de refugio.

Por lo tanto, si la información que se cruce con las instancias judiciales peruanas demuestra que el empresario Belaunde Lossio no es un perseguido político sino un fugitivo de la justicia penal, entonces no tendrá otro camino que justificar y sugerir la denegatoria del pedido, lo que conllevaría el retorno del peruano a su país.

ACNUR Bolivia

La Iglesia boliviana no se ha pronunciado aún sobre este caso; sin embargo, la Pastoral de la Movilidad Humana-ACNUR ha informado de la recepción del pedido, aunque está a la espera de que el empresario peruano complete la documentación.

De este modo, quiere empezar el proceso de revisión con el expediente completo, evitando así ser objeto de cualquier crítica por parte de la opinión pública, más aún porque es una oficina pastoral que goza de las mejores relaciones con el Gobierno.

Este se apoya en ACNUR Bolivia no sólo en la revisión de los expedientes de los refugiados, sino que aprecia la correcta administración de las casas de acogida, así como la relación permanente de la Iglesia católica con los migrantes, un alto número de los cuales provienen del Perú y Brasil.

Por ello, y frente a la solicitud del peruano Belaunde Lossio, se pone a prueba la credibilidad con que goza la Iglesia católica boliviana en su trabajo de justicia e igualdad frente a los refugiados, sean estos políticos o no.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.