Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 13 mayo |
San Pancracio
home iconEspiritualidad
line break icon

Vivir en la Trapa… ¡te atrapa!

© Philippe Lissac /GODONG

Manuel Bru - publicado el 14/01/15 - actualizado el 08/02/19

Una cosa es el ritmo de vida, y otra la aceleración con la que vivimos

Vivir tres días en un monasterio trapense, como es el de san Isidro de Dueñas, en Palencia, es una experiencia fantástica, fascinante, y asombrosa. Sobre todo si como en mi caso no he estado como huésped, sino como si fuera un monje más, durmiendo en unas de sus celdas, rezando el oficio divino junto al prior, y participando de todos sus momentos (a excepción del trabajo manual y el cuarto de hora diario de capítulo). 

Me piden que les hable dos momentos al día, en el tiempo dedicado a la Lectio Divina, o en este caso, a la formación permanente, de los nuevos movimientos y comunidades eclesiales, que se me antojan, en este contexto, como meras gaviotas que acompañan en la travesía de la Iglesia a un gran barco, el de la vida contemplativa.

Me ha parecido fantástico constatar una regla de la física que a nosotros, los ruidosos hombres y mujeres del siglo, se nos escapa. Los monjes manifiestan prodigiosamente que una cosas es el ritmo de vida, y otra la aceleración con la que vivimos.

Para nosotros introducir más ritmo en nuestras tareas diarias significa ir más de prisa en todo, dejarlo todo a medias, y a la postre estresarnos. Los monjes no. Ellos cambian veinte veces de actividad a lo largo del día, el doble que nosotros.

Pero cada una de estas actividades se hace sin prisa, con armonía, con solemnidad. No son contemplativos sólo porque recen más que nosotros, sino porque todo el día (ora et labora) es una sucesión de momentos completamente distintos de contemplación. 

Me ha parecido fascinante el refectorio. Un monje hace lectura espiritual, como si fuera un condimento, desde el púlpito. Cada monje lava y seca su plato. Lo deja en el armario. Los cubiertos vuelven a la mesa y se cubren junto al vaso con la servilleta, como si fuese un corporal. Todo el día del monje es una completa “liturgia de las horas”. Entiendo porque San Rafael Arnaiz eligió este lugar para hacerse santo, y de paso dejarnos el legado de sus escritos espirituales y de sus cuadros.

Me ha parecido asombrosa la oración coral. Es como si los siglos no hubieran pasado, o como si esta oración los hubiese unido y sostenido. Mínima luminosidad, máximo silencio. Entramos procesionalmente, pero no marcialmente. 

Un monje joven, alto y robusto, se deja literalmente colgar de la cuerda que hace sonar las campanas, con un esfuerzo físico rítmico e intenso, que ya quisieran para si los gimnasios de moda. Suenan las campanas y así toda la comarca, desde hace siglos, vive en comunión con sus monjes. 

Es como si las voces viniesen de fuera, de unos ángeles escondidos en los oscuros rincones del templo, y los monjes asistiesen en silencio rezando. Una vez superada una cierta sensación de atropello, como si los ojos y los oídos del invitado fuesen cámaras y micrófonos ocultos que se han metido clandestinamente en otro mundo que no es el suyo, sobrecogerse, asombrarse y elevarse es inmediato. Todo es sublime. Pasan los tres días volando, pero dejan nostalgia de lo eterno.

Tags:
almareligiososvida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.