Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconEspiritualidad
line break icon

Hay que aprender a leer la Biblia como los ciegos

© Christian Liechti / CC

https://www.flickr.com/photos/christianliechti/4880379172

Oleada Joven - publicado el 13/01/15

Este “tacto espiritual”, lo irás aprendiendo con la ayuda del Espíritu y de alguien que pueda acompañarte en esta lectura

Vas a aprender a leer la escritura de Dios, pero como “tus ojos están ciegos, tenés que mirar con el corazón” (diría “El  principito”). Será como leer braille.

En la superficie de tu propio corazón, se graban frases, palabras (a partir de lo que vas viviendo, ej: “Está todo mal”; “no podés”; “tenés que soltarlo”; “ánimmo”; “confiá”, etc.), sobre las que tenés que aprender a “detenerte sintiendo”.

Este ejercicio no es posible hacerlo, si de antemano dejás pligues o dobleces, o te apurás. Por tanto, una vez que te aquietes, cerrá los ojos y empezá a pasar, como la mano del ciego, por la superficie de tus sentimientos, para llegar a lo que hay dentro tuyo más hondo.

Al principio, te parecerá que todo es igual; incomprensible. Que no te dice nada. Pero poco a poco vas a percibir que las palabras empiezan a aparecer, a resonar una a una, y a llevarte de la superficie a lo que hay dentro tuyo y de ellas.

En la escritura braile hay puntos hundidos (suaves al tacto) y otros que sobresalen (ásperos al tacto). Así, el significado de la palabra, está dado por la mezcla de ambos, es decir, de suavidad y aspereza. Del mismo modo, en cada palabra que te toca leer de lo que estás viviendo, hay partes llanas y partes duras.

De a poco, tendrás que percibir, si la dureza o aspereza de una palabra sobre la que te detuviste sintiendo, está en vos (por las heridas que así te la hacen sentir) o en la palabra misma. Tendrás que percibir también, si la suavidad o llaneza que sentís, es fruto de la palabra en sí o de tu callosidad o insensibilidad ante esa palabra.

Este “tacto espiritual”, lo irás aprendiendo con la ayuda del Espíritu y de alguien que pueda acompañarte en esta lectura.

De esta manera, diferenciando las palabras que “se ponen para ser tocadas” por tu afecto, podrás leer lo que Dios tiene para decirte, y lo que el que te tienta, tiene para tergiversarte, ocultarte, lastimarte o insensibilizarte.

Lo propio del lenguaje de Dios es que lleva la mezcla justa de suavidad y aspereza.

Por J. Albisu. Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.