Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Preparando la Epifanía

Nestor Mora - publicado el 05/01/15

Esperamos y buscamos el Reino de Dios de forma similar a la búsqueda de los Sabios de Oriente. Tenemos signos y profecías que nos señalan el camino. Ahora nos toca prepararnos para andar el camino y andarlo.

La ciudad de los santos es, en efecto, la celeste, aunque aquí da a luz a sus ciudadanos, en los cuales es peregrina, hasta que llegue el tiempo de su Reino‪#‎SanAgustin‬ (La Ciudad de Dios 15,1,2).

La Epifanía es una segunda Navidad, ya que en ella celebramos la manifestación de Dios entre nosotros. La comunicación de la Verdad a los hombres de buena voluntad, que son capaces de escucharla y hacerla suya. La presencia del Logos, que es la Palabra que nos llena de sentido y nos da razones para vivir día a día.

En España, los regalos de Navidad se reparten tradicionalmente en la fiesta de Reyes y esto oculta la importancia de lo que celebramos. Dios no se ha hecho hombre de forma oculta y reservada para unos pocos. Dios ha acampado entre nosotros de forma pública. Ha anunciado su llegada para que todo el que tenga oídos la oiga.

A los Sabios de Oriente, los signos en el cielo, la ciencia y las profecías, le llevaron a realizar un viaje peligroso. Un viaje que realizaron llenos de humildad y amor por Dios. Dios envió a los ángeles a comunicar a los sencillos, los pastores, que había nacido el Señor. Incluso quienes conspiran contra la Voluntad de Dios, conocieron el nacimiento por medio de los Sabios de Oriente. ¿Quienes no se enteraron?

Los que no se dieron cuenta de nada son los tibios, los que no les importan las cosas de Dios. A ellos la presencia de Dios les resulta indiferente (Ap 3, 20). La llamada a la puerta de Cristo, queda ahogada por el ruido que hacen ellos mismos en sus vidas (Ap 3, 16).

El Ángel de la Iglesia de Laodicea nos aconseja que compremos el : " oro refinado por fuego para que te hagas rico, y vestiduras blancas para que te vistas y no se manifieste la vergüenza de tu desnudez, y colirio para ungir tus ojos para que puedas ver." (Ap 3, 18), 

  • Para poder ver a Dios necesitamos el colorio que lava el corazón y abre los ojos para ver a Dios. Un colorio que se realiza mediante el incienso que los Sabios de Oriente regalaron al Señor.  La Fe que nos permite ver más allá de lo evidente y cotidiano.
  • Necesitamos vestir de blanco que es la pureza que cubre nuestra frágil y herida naturaleza humana. Las vestudiras de la Gracia de Dios. Las vestiduras blancas que utilizan la mirra para estar blancas incólumes. La Esperanza que blanquea el alma, fija el ánimo y nos permite ser felices, incluso cuando las lágrimas del dolor nos ahogan.
  • Necesitamos el oro que es el gran tesoro escondido y que los Sabios de Oriente trajeron al Señor. El tesoro que es la Caridad, el Amor de Dios que le impulsó a entregar su propio Hijo por nosotros. 
Estemos preparados para asistir, junto con los Sabios de Oriente y los Pastores, a la manifestación de Dios entre nosotros.
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.