Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

10 respuestas a la teología de la película “Dogma”

© Lions Gate
Comparte

“Dios tiene sentido del humor…¡mira el ornitorrinco!”

En 1999 salió una película irreverente de la mente del director Kevin Smith (Jay y Bob el Silencioso contraatacan) y conocido principalmente como “Silent Bob”. ¿El objetivo? Reírse un rato sobre las religiones (en particular del Catolicismo) y dar la posibilidad al mismo Kevin de hablar de su idea de Dios y la fe.

¿Qué salió a la luz? A continuación un breve resumen.

Una película que se la toma con el catolicismo, ¡que bocanada de aire fresco!

Una rápida sinopsis

Primero, una pequeña premisa para entrar mejor en el contexto en que fue realizada esta película.

Como todos los estadounidenses, Kevin Smith debe haber experimentado la cultura clásica de la nación de estrellas y rayas. Es probable que en su película políticamente correcta, exista el deseo de ir contra los prejuicios sexistas y raciales que desde siempre son una espina clavada en su país. Bajo esta óptica son vistas algunas de sus relecturas decididamente forzadas de los Textos Sagrados, y pido a los lectores católicos hacer un mayor esfuerzo para pasar el trago amargo.

La Iglesia católica, a falta de fieles, decide cambiar de imagen para resultar más cautivadora. Basta de Jesús en la cruz, viva Jesús compañero. Para celebrar el evento, el cardenal decide conceder la indulgencia plenaria a todos aquellos que atraviesen las puertas de la catedral el día de su centenario. Ok, hasta aquí la situación podría resultar incluso familiar y casi aburrida, a excepción de que la noticia llega a los oídos de dos Ángeles (interpretados por Ben Affleck y Matt Damon) condenados por Dios al exilio a causa de su desobediencia (el primero convence al segundo de no matar más en nombre del Señor).

Cansados de la vida en la tierra, deciden emprender el viaje para ser perdonados aprovechándose del lío burocrático de la Santa Iglesia de Roma y, poder así, volver al Paraíso demostrando que Dios se equivocó (algo que, según el director, llevará a la destrucción de toda la existencia).

La sinopsis continúa, pero pido a los lectores cristianos que se sienten pues algunas cosas caerán mal ;D

Metatron (serafín que habla en lugar de Dios), llama a nada menos que la sobrina de Jesucristo para interponerse en el camino de los dos renegados. Sí, porque según Kevin Smith, María y José habrían tenido otros hijos después del nacimiento del redentor. Behany Sloane es una católica con una crisis de fe que trabaja en una clínica de abortos.

Después de muchas dudas decide aceptar el encargo apoyada por los dos “profetas” Silent Bob y Jay. A ellos se unirá durante el viaje Rufus, el 13º apóstol que habría sido omitido de la Biblia pues era negro (frown ndr). Todos juntos apasionadamente buscarán a Dios. El Señor, que en la película es una Señora (Alanis Morisette para ser más exactos), está imposibilitado para actuar porque, después de haber tomado el aspecto de un pordiosero, fue golpeado por los seguidores del demonio Azrael, y yace en estado casi de coma sin poder volver al Más Allá. ¿Cómo es posible? Porque los católicos (siempre es nuestra culpa, ndr) no le conceden la eutanasia.

 Si eres un lector católico, y estás aún vivo y no te has reído, tómate un momento para calmarte y luego, con la mente lúcida, continúa la lectura.

La teología en 10 puntos

Como deber de síntesis (deber que muchas veces omitiré en este artículo) hago un esquema de la teología.

  1. Dios es mujer, pero los autores de la Biblia son misóginos
  2. Dios tiene sentido del humor
  3. Dios ama a la humanidad con infinita paciencia al contrario de la manera en que trata a los ángeles.
  4. Dios es infalible hasta que se demuestre lo contrario, y si se demuestra, la existencia se desintegra
  5. Jesús es negro, pero los autores del Evangelio son racistas
  6. María y José tuvieron más hijos
  7. Creer está mal porque quien cree mata, sólo se permiten las ideas
  8. Las religiones están equivocadas porque dividen en facciones a la humanidad y llevan a tener un Credo, es decir, el punto 7.
  9. Tener fe es la única cosa que cuenta
  10. La Iglesia Católica ha tergiversado el mensaje de Dios volviendo la fe algo triste y lleno de sentimientos de culpa

¿Tiene razón? ¿Se equivoca? Descubrámoslo enseguida

Respondamos a la teología de Dogma punto por punto

1. Dios es mujer, pero los autores de la Biblia son misóginos

Para la Iglesia Católica Dios no es una mujer…ni es un hombre. El CdCC dice en el 239 que Dios representa la parentalidad en su integridad y perfección y que Él manifiesta, no sólo el ser padre, sino también la figura materna.

La Biblia es misógina. El Antiguo Testamento representa a muchas figuras femeninas “culpables” o “enemigas” pero, al mismo tiempo, también a las figuras masculinas (Satanás, el Faraón, Herodes, Judas…). San Agustín recuerda que, si bien Eva tuvo culpa en dejarse engañar por la Serpiente, Adán la tuvo de la misma forma o mayor, porque su pecado fue más consciente.

¿Queremos hablar de la figura de Cristo? Diría que fue el mayor feminista (no feminazi) de la historia. En una época donde las mujeres no contaban mucho, eran renegadas por los maridos y su testimonio valía la mitad que la del hombre, Jesús las salva, une a los maridos a sus esposas como una sola carne, y escoge a tres mujeres para dar testimonio de su resurrección. ¿Queremos también hablar de la Virgen? Aquella que hará cumplirse el primer milagro de Jesús. ¿La Reina de los Cielos que aplastará el mal? Disculpen si es poco…

2. Dios tiene sentido del humor

¿Por qué no? Miramos entre los autores y los santos católicos y encontramos, entre muchos, a Chesterton, con su ironía brillante y culta, y a San Felipe Neri, llamado “el juglar de Dios”. Y cómo no recordar la oración de Santo Tomás Moro:
“Dame, Señor, la dosis de humor suficiente como para encontrar la felicidad en esta vida y ser provechoso para los demás”.

3. Dios ama a la humanidad con infinita paciencia al contrario de la manera en que trata a los ángeles.

Parece tomado igual que el CdCC. No que Dios trate mal a los ángeles, pero estos, al ser criaturas particulares (no me alargo), no tienen la posibilidad de “errar en el juicio”. Su error es eterno e imperdonable. Este es el motivo por el cual es inútil orar por los demonios, los cuales ya están condenados para la eternidad, y no por voluntad de Dios, sino porque ellos mismos lo quieren así y querrán siempre estar separados del Señor.

4. Dios es infalible hasta que se demuestre lo contrario, y si se demuestra, la existencia se desintegra

Por absurdo que parezca, si Jesús (que es Dios), le ha dado la tarea de fundar su Iglesia a Pedro, y luego él y toda la pandilla de apóstoles han creado un caos (como dice la película)… ¿no debería ser esta la prueba de la falibilidad de Dios?

Nosotros creemos que Dios le haya dado a Pedro la tarea de ser el primer Papa, no porque era el más inteligente/listo/recto, sino porque era el más humano (recordemos que incluso él traiciona a Jesús).

La Iglesia a veces comete errores, pero Dios nos ha prometido que nos guiará y sostendrá a pesar de nuestras fragilidades (la Iglesia somos todos nosotros), y permaneciendo unidos, perdonándonos unos a otros, continuaremos caminando en su senda.

5. Jesús es negro, pero los autores del Evangelio son racistas

En la película, Dios es Alanis Morissette, que es blanca. Jesús es hijo de María, que es judía… ¿cómo ha nacido negro?

Como decía antes, es una escena forzada con fines “políticos”. No que si fuera negro tendría algún problema al respecto, sólo que el racismo en la época de Jesús simplemente no existía. El racismo nació siglos después, primero por motivos utilitaristas, y luego por locuras positivistas. Aquí, me gustaría responder a dos acusaciones bastante fuertes de la película:

1. La Iglesia ha secundado la trata de esclavos. Falso. A continuación, la bula papal contra la esclavitud:

Sicut Dudum. Por no hablar de los Jesuitas que combatieron contra los conquistadores. Una de estas historias la cuenta el bellísimo filme “La Misión”.

2. La Iglesia ha optado por no involucrarse durante la Segunda Guerra Mundial Falso. A continuación la encíclica contra el nazismo: Mit brennender Sorge. Lo que pudo hacer la Iglesia, considerando que no tenía ejército, fue ayudar secretamente a muchos judíos a salvarse de los campos de concentración. Albert Einstein recordó durante una entrevista cómo la Iglesia se opuso al régimen. No me alargo más.

6. María y José tuvieron más hijos

Este es un paréntesis un poco triste del filme. ¿Por qué Jesús tenía hermanos? Parafraseando lo que se dice en la película “es imposible pensar que José se hubiera quedado con María si no hubiera podido consumar”.

Aunque humanamente hablando parece un concepto obvio (y debo decir que la primera vez que vi la película me sorprendió mucho esta parte), para quien ha profundizado en la figura de José y en el valor de su castidad sabe, en cambio, cómo esta afirmación hace parecer a José una persona mezquina. “¡Oh consumemos!, ¡oh, vamos guapa!”. No, no, no está bien.

San José representa, en cambio, al hombre viril, el verdadero hombre, y lo es independientemente del sexo. Es padre con independencia del vínculo de sangre. Estos dos factores son excepcionales. Su símbolo es un bastón (ya seco) de donde nace una flor (viva). ¿Me explico? Esto me da esperanza, nos traza un camino y nos enseña a ser padres más allá del vínculo de sangre y de la “pertenencia filial”.

No creo que pueda explicar toda su belleza en pocas palabras, estoy consternado.

7. Creer está mal porque quien cree mata, sólo se conceden las ideas

Uno de los puntos fuertes de esta película es precisamente que reniega de las “creencias”, vistas como demasiado sólidas para abrazar ideas, volubles y, por lo tanto, no practicables en profundidad. En realidad considero que Kevin, para seguir el sensacionalismo, confunda un poco. No está hablando de creencias e ideas, sino de convicciones y suposiciones.

¿Quién de ustedes no está convencido de algo? Sinceramente.

¿Se puede vivir de suposiciones superficiales que se cambien a voluntad?

¿No es, quizá, el error que se le imputa al mismo Azrael, la criatura que en la película es condenada al infierno por no haber decidido de qué parte estar durante la rebelión de Lucifer? “¿De qué parte estás Azrael?” “Bueno, creo que Dios es bueno, pero no estoy suficientemente convencido…no creo lo suficiente para combatir por él”.

No estoy diciendo que uno debe convencerse de cualquier cosa siempre que tenga un punto fijo. Digo que es la natural consecuencia de las experiencias llegar a un punto en que se puede afirmar que se cree en algo. Antiguamente, de hecho, el Credo Apostólico lo rezaban los catecúmenos adultos después de haber recibido el Bautismo. Sólo entonces, después de haber experimentado en la propia piel la liberación que da Cristo, lo rezaban. El Credo era el resultado de un camino y no algo para creer “ciegamente”.

¿Hay quien mata por un credo? Hay quien mata también por una idea, un ideal, el amor, el dinero, el éxito, por el hambre y el aburrimiento. Este no es el paradigma útil para entender si algo en principio está equivocado o no.

8. Las religiones están equivocadas porque dividen en facciones a la humanidad y llevan a tener un Credo, es decir, el punto 7.

También las ideas dividen a la humanidad. Del mismo modo que los partidos políticos, las naciones… y si viven en la Toscana cualquier cosa divide a la humanidad. Desde la ciudad, pasando por el pueblo, el barrio, la calle, el edificio y el rellano.

Como decía antes, no creo que sea un correcto paradigma para determinar si algo está correcto o equivocado.
Cristo nos enseñó a servir al prójimo, cristiano o no, y a ser hermanos porque tenemos un único Padre.

Como pueden ver las religiones pueden dividir, pero pueden también unir…depende sólo de la religión, y del creyente.

9. Tener fe es la única cosa que cuenta

Esto es un aspecto algo oscuro de la película. Se lanza esta “bomba teológica” sin ninguna explicación salvo alguna alusión. En práctica tener “fe” querría decir saber que existe un Dios, y que nos ama. Fin.

No sé ustedes, pero si por una parte es algo bellísimo (y es lo que enseña Cristo), por otra, si es sólo esto, es algo limitado.

Además, esto quiere decir “culpabilizar” a aquellos que no tienen fe. Pero para nosotros como cristianos la fe es un don teologal. O sea, es algo que nos es dado (si estamos disponibles a recibirlo), y que no merecemos. Por eso, por una parte nos debería poner en la condición mental de ser siempre cariñosos con los que no tienen fe (¿me explico, lectores católicos?).

Probablemente es un óptimo inicio, pero luego quiero conocer a este Dios, y si me quiere realmente quizá me ha dejado alguna indicación y algún medio para vivir mejor… o sea, lo que haríacualquier padre bueno. Y estas “indicaciones” son lo que llamamos Conciencia, Espíritu Santo, Biblia e Iglesia Católica.

Recuerdo que además de la fe, está también la esperanza (creo que Kevin ha hecho una mezcla de las dos), pero sobre todo la caridad, que para San Pablo es lo más importante. ¿Por qué?

Porque la relación con Dios no puede ser exclusiva: si no te abre al prójimo, entonces es finita.

“Si alguno dice: «Amo a Dios», y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve.

Y hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano” (1 Jn 4, 20-21).

10. La Iglesia Católica ha tergiversado el mensaje de Dios volviendo la fe algo triste y lleno de sentimientos de culpa

Como he explicado antes en el punto 2, y como he escrito en el artículo sobre la “adversidad”, el Catolicismo es la fiesta para un Dios que antes que nada es Amor, que nos ha querido traer aquí por algún motivo y que nos perdona a pesar de nuestros errores. Esta Verdad está tan enraizada en el Cristianismo, que en la Edad media querían añadir la tristeza a los pecados capitales.

Yo no se qué problemas tienen los católicos en Estados Unidos (es verdad que muchos aquí viven así), pero una cosa son “algunos católicos”, y otra es el Catolicismo.

Los santos, antes de ser elegidos como tal, deben ser declarados “beatos”. ¿Qué quiere decir? Que si has encontrado a Dios, la consecuencia natural es que estés feliz como en una Pascua. Y no porque todo te sale bien, sino también en la adversidad.

G.K. Chesterton: “La alegría, que fue pequeña suntuosidad del pagano, es el gran secreto del cristiano”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.