Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconActualidad
line break icon

Habla la hermana del niño exonerado tras 70 años de su ejecución

© Wikimedia / CC

George Stinney, pena de muerte

Jaime Septién - publicado el 27/12/14

Katherine Stinney: “Me dan escalofríos cada vez que lo recuerdo”

La justicia, en muchas ocasiones no solamente es ciega, sino demasiado lenta. Tanto como 70 años… George Junius Stinney Jr. (21 de octubre de 1929-16 de junio de 1944) fue, a la edad de 14 años, la persona más joven ejecutada en Estados Unidos durante el siglo XX y el último menor de 16 años que se ejecutó en ese país. Cabe resaltar que George era un niño afroamericano.

Pero el pasado 17 de diciembre de 2014, siete décadas más tarde, la juez de Carolina del Sur, Carmen Tevis Mullen, decretó que George no tuvo un proceso justo. Aseguró que el proceso judicial había estado plagado de violaciones fundamentales y constitucionales propios de un juicio regular.

Juicio exprés, jurado de hombres blancos

George fue condenado por el asesinato de dos niñas blancas: Betty June Binnicker, de 11 años, y Mary Emma Thames, de 8 años de edad, en el Condado de Clarendon, Carolina del Sur, Estados Unidos, el 24 de marzo de 1944. Fue arrestado al día siguiente de los hechos, bajo cargos de asesinato de primer grado.

El juicio tuvo lugar el 24 de abril del mismo año, en el tribunal del Condado Clarendon. Una vez seleccionado el jurado, comenzó el juicio, a las 12:30 pm y terminó a las 17:30 pm. Del mismo día. Tras sólo diez minutos de deliberación, el jurado, que estaba compuesto en su totalidad por hombres blancos, dio el veredicto: culpable.

Bajo las leyes de Carolina del Sur en ese momento, toda persona de 14 años era tratada como adulto. George fue sentenciado a muerte en la silla eléctrica. La ejecución fue llevada a cabo en la Penitenciaria Estatal de Carolina del Sur, en Columbia, la mañana del 16 de junio de 1944, menos de tres meses después del crimen.

El caso, que ya ha sido llevado al cine y del cual se han escrito novelas y narraciones detalladas, ha mostrado que muy difícilmente George pudo haber sido el asesino de las niñas. El objeto con que fueron ultimadas era una viga de casi 20 kilos de peso, que un niño de 14 años no podría manejar y mucho menos imprimirle la fuerza necesaria para matar a las dos menores.

Ni la defensa ni la acusación cumplieron con los protocolos normales de un juicio de esta naturaleza, por lo que la juez Tevis Mullen, estimó que la policía la obtuvo de una "manera indebida, no conforme a los códigos y procedimientos penales".

La familia estuvo siempre a su lado

Muchas son las pruebas que, a lo largo de los años, se habían ido acumulando para resaltar, si no la inocencia de George, sí la dificultad de pensar que él había sido el asesino. Por lo pronto, su hermana Arnie –que aún vive—afirmó en repetidas ocasiones que ella estaba junto a su hermano el día del asesinato y que no hizo nada de lo que le imputaron.  
Pero su testimonio jamás fue escuchado.

Ella misma, junto con su hermana Katherine, celebró el pasado 17 de diciembre la decisión de la justicia estadounidense de exonerar a su hermano. La familia sostuvo siempre que el juicio por el que fue sentenciado se basó en una confesión que supuestamente habría sido obtenida por la fuerza.

El argumento “más fuerte” que tenía la parte acusadora fue que George había sido visto cuando hablaba con las dos niñas el mismo día del crimen.  

Katherine recuerda que su hermano era tan pequeño que tuvieron que agregarle a la silla eléctrica un directorio telefónico para que se sentara encima y alcanzaran las correas que lo ataron a la muerte. 

"Es como si el cielo se hubiera aclarado", dijo a los medios de comunicación estadounidenses Katherine, una maestra de 80 años, ya retirada. "Cuando lo vimos en las noticias, estábamos sentados con amigos. Alcé mis manos y dije: Gracias, Jesús; alguien nos había escuchado. Es lo que esperamos por muchos años".

Y Katherine concluyó: "Estoy feliz porque haya llegado este día después de tanto tiempo, pero me estremezco cuando pienso en mi infancia y en George. No hubo nadie que lo ayudara. Me dan escalofríos cada vez que lo recuerdo".

Tags:
derechos humanospena de muerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.