Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Todavía tiene sentido ganar indulgencias?

AFP PHOTO / FILIPPO MONTEFORTE

CITE DU VATICAN, Vatican City : Pope Francis (C) gives his traditional Christmas "Urbi et Orbi" blessing from the balcony of St. Peter's Basilica on December 26, 2013 at the Vatican. AFP PHOTO / FILIPPO MONTEFORTE

Patricia Navas - publicado el 25/12/14

La bendición “Urbi et orbi”, una nueva oportunidad para obtener la indulgencia plenaria, para ti o para un fallecido

La bendición llamada Urbi et orbi (a la ciudad [de Roma] y al mundo) ofrece la oportunidad de ganar la indulgencia plenaria, acompañada de la confesión y la comunión quien la reciba con fe y devoción, incluso a través de la televisión, la radio o internet.

Esta bendición solemne es impartida por el Papa cada año el día de Navidad y el Domingo de Pascua, y también el día de la elección del Pontífice. ¿Qué son exactamente las indulgencias? ¿Todavía tienen sentido?

Las indulgencias son un regalo, una expresión de misericordia con la que Dios levanta a la persona que ha caído pero que quiere, humildemente y con fe, purificarse, liberarse, recibir el perdón.

Llevamos muchas cosas guardadas en el corazón: heridas, rencores, ofensas no perdonadas,…. Las indulgencias son una oportunidad para la reconciliación, para la paz, para volver a empezar”, explica el sacerdote del Movimiento de Schoenstatt Carlos Padilla.

ElManual de Indulgencias, un decreto de la Penitenciaría Apostólica titulado Enchiridion indulgentiarum, define así indulgencia:

Remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados ya borrados en cuanto a la culpa, que el fiel cristiano, debidamente dispuesto y cumpliendo unas ciertas y determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”.


POPE BLESSING

Te puede interesar:
La bendición del Papa del 27 de marzo, ¿por qué fue única en la historia?

¿Para qué sirven las indulgencias?

La fe católica siempre ha señalado que el pecado tiene dos componentes: la culpa y la pena (o el efecto o daño que produce).

En lenguaje simbólico, es como cuando se clava un clavo en una tabla: la confesión saca el «clavo» (el pecado), pero el hueco que este ha dejado en la madera sigue estando ahí.

Es necesario «curar» la herida que ha dejado el pecado en la vida de las personas, para lo que se necesita del auxilio de la gracia. Esta gracia puede obtenerse mediante las indulgencias.




Te puede interesar:
El clavo: una gran experiencia de confesión

Por desgracia, la palabra “indulgencia” tiene todavía para muchas personas una connotación negativa a causa de algunos usos abusivos en el pasado.

Esto es “bien porque “debido a indiscretas y superfluas indulgencias” se menospreciaban los poderes de la Iglesia y se debilitaba la satisfacción penitencial, bien porque se vilipendiaba el nombre de las indulgencias por unas “míseras ganancias””, reconoce la Constitución Indulgentiarum Doctrina.

Por eso, la Iglesia ha disminuido el número de indulgencias plenarias respecto al pasado, para que se valoren más y se puedan conseguir con las debidas disposiciones.

Las indulgencias pueden ser parciales o plenarias, según libren en parte o totalmente de la pena temporal debida por los pecados. Las parciales pueden aplicarse por uno mismo, y las plenarias por uno mismo y también por personas ya fallecidas.

“El pecado nos aleja de Dios, nos hace sentirnos indignos, impide que el corazón se abra a la gracia; el perdón nos devuelve la vida que habíamos perdido», explica el padre Carlos Padilla.

«La indulgencia es una gracia por la que comenzamos un nuevo camino; se derrama sobre nosotros la gracia de Dios que nos limpia hasta lo profundo y nos hace hombres nuevos”, añade.

¿Cómo se consiguen?

En circunstancias normales, la indulgencia plenaria se puede ganar una vez al día realizando una determinada obra de piedad acompañada de la confesión sacramental, la comunión eucarística y la oración por las intenciones del Papa (por ejemplo, un Padrenuestro y un Ave María).

Para ganarla, hay que excluir todo afecto al pecado.

La confesión, comunión y oración por las intenciones del Papa pueden realizarse algunos días antes o después de la obra de piedad prescrita, aunque la Iglesia aconseja que la comunión y la oración por al Papa tengan lugar el mismo día en que se realice la obra.

Con una sola confesión sacramental se pueden ganar muchas indulgencias plenarias; en cambio, con una sola comunión eucarística y con una sola oración por las intenciones del Papa solamente se puede ganar una indulgencia plenaria.

Los sacerdotes pueden conmutar a los “impedidos” la obra prescrita y las tres condiciones.

Los obispos también pueden conceder a los fieles que habiten en lugares donde difícilmente puedan confesarse y comulgar, ganar la indulgencia plenaria sin esas dos condiciones, con tal de que estén arrepentidos de corazón y se propongan recibir esos sacramentos cuando puedan.

“Las condiciones que la Iglesia pide para ganar indulgencias son los pasos que permiten que el corazón se abra al don de Dios –explica el padre Carlos Padilla-. La indulgencia abre un camino de conversión en el alma”.

“En primer lugar se nos pide que nos confesemos. Confesarnos con un buen examen de conciencia previo, mirando el corazón en lo más profundo y exponiendo con humildad nuestras faltas».

«La confesión nos libera. Recibimos el perdón en el acto de humillarnos. Arrodillados, humillados, lo entregamos todo, abrimos el corazón, manifestamos nuestra debilidad, nos mostramos frágiles y recibimos como gracia el perdón de nuestros pecados –añade-. Es el primer acto del camino de conversión”.




Te puede interesar:
¿Estamos realmente listos para obtener el arrepentimiento?

“El segundo paso que la Iglesia nos pide es participar en una eucaristía –continúa-. Una vez que hemos confesado nuestras culpas y hemos recibido la gracia del perdón, participamos en la eucaristía».

«Para recibir la indulgencia se trata de ir a misa ese mismo día. Experimentamos el amor de Dios. Recibimos su Cuerpo y su Sangre y nos hacemos parte de su vida. Cristo viene a nosotros para que nosotros vayamos siempre hacia Él. La eucaristía es la plenitud del amor en nuestra vida”.

Sobre el tercer paso, la oración por el Papa y sus intenciones, el padre Carlos Padilla destaca: “Nos sentimos parte de la Iglesia. No vamos solos en el camino».

«Pedimos por la Iglesia, por el Papa que la representa y por sus intenciones. Podemos concretarlo en el rezo de un padrenuestro, un avemaría y un credo».

«Es la forma más sencilla de unirnos con toda la Iglesia. Es conveniente que la comunión y la oración por las intenciones del Papa se realicen el mismo día”.

Obras y oraciones para ganar la indulgencia

El Manual de Indulgencias enumera varias obras y oraciones para ganar la indulgencia plenaria, entre ellas dedicar al menos media hora a la adoración del Santísimo y recibir la bendición del Papa Urbi et orbi incluso por radio y televisión.

En todas las iglesias, oratorios públicos o semipúblicos, puede ganarse una indulgencia plenaria aplicable a los difuntos el día 2 de noviembre.

En las iglesias parroquiales se puede, además, ganar una indulgencia plenaria dos veces al año: el día de la fiesta del titular y el 2 de agosto u otro día establecido por el obispo, realizando una visita piadosa durante la cual se reciten la oración dominical y el Padrenuestro y el Credo.

Esas indulgencias también pueden ganarse el domingo anterior y el posterior a los días indicados, con permiso del obispo.

El 29 de junio, puede obtenerse indulgencia plenaria empleando devotamente un crucifijo, rosario, escapulario o medalla bendecido por el Papa o por un obispo añadiendo alguna fórmula legítima de profesión de fe.

Además de las indulgencias del compendio oficial, el Papa concede otras indulgencias en ocasiones especiales como por ejemplo la Jornada Mundial de la Juventud, el Año de la Fe, algún aniversario,…

Para profundizar:
·Compendio oficial ordinario de las indulgencias vigentes y las normas para conseguirlas llamado Enchiridion Indulgentiarum,  publicado por la Penitenciaría apostólica de la Santa Sede.
·Constitución Apostólica
Indulgentiarum Doctrina sobre la revisión de las indulgencias
·Código de Derecho Canónico (cánones 992 a 997)
·Catecismo de la Iglesia Católica (1471 a 1479)

Tags:
gracia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.