¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Navidad rima con unidad y con diversidad

© DR
Comparte

Este pasado fin de semana, mi mujer y yo disfrutamos de un tiempo de pareja en tierras extremeñas. Gracias a que mis suegros aceptaron quedarse con los niños, nosotros pudimos escaparnos un rato del agobio de Madrid y compartir juntos momentos que, de otra manera, se tornan complicados. El destino fue Trujillo, ciudad monumental y la segunda más visitada de toda Extremadura. Imperdible. Pero también aprovechamos para visitar Cáceres, ciudad Patrimonio de la Humanidad. Imperdible también.

Caminando por el casco antiguo de Cáceres, nos encontramos con la Iglesia de S. Francisco Javier, un templo imponente, que llena de blanco el empedrado y señorial entorno. Decidimos entrar y visitarla y nos encontramos, en su interior, con una exposición de "Belenes del mundo". Nacimientos llegados de todas partes del planeta, nos hicieron disfrutar un buen rato y cumplir con la tradición, en estas fechas, de ver Belenes. Pero más allá de la belleza de los mismos o de su originalidad, fue emocionante comprobar la "universalidad" de la fe, "la catolicidad" de nuestra religión. 

Dos cosas me llamaron poderosamente la atención y me han dado que pensar:

1. Grandes, pequeños, diminutos, con pastores, sin pastores, con ángel, sin ángel, con establos, en casas… Algo no varía: una familia. Ni siquiera es el Niño el único elemento común, no. Una familia, que es el centro de lo que aquella noche sucedió en Belén y que, a lo largo de los siglos, la cristiandad ha ido representando. Una familia, en cuyo seno, Dios ha decidido tomar parte en la vida de los hombres. Un familia como lugar privilegiado para nacer. No era suficiente nacer. No era suficiente María. ¿No es, desde ese instante, la familia, la institución más relevante de la humanidad? ¿No es, pues, merecedora de protección? ¿No es, pues, la familia de José, Maria y Jesús, el referente para toda familia?

2. La Encarnación de Dios es concreta. No es algo espiritual o ajeno a los hombres y mujeres de la Tierra. Es algo concreto. Por eso, cada Belén es distinto: porque su concreción no puede ser igual. Un Belén del s. XVI no es igual que un Belén del s. XX y un Belén asiático no es igual a uno sudamericano. La Iglesia, el Pueblo de Dios, ha sabido entender la importancia de que esta concreción recoja la particularidad de cada persona, de cada pueblo, de cada circunstancia. Dios es el mismo para todos y, a la vez, su concreción es distinta para cada uno. Dios ama nuestras diferencias y las unifica en la diversidad. Precioso mensaje universal de Navidad.

Más de 2000 años después todavía estamos dándole vueltas al misterio de aquella Noche Santa. Más de 2000 años después, sigue habiendo noche, familia, niños, pobreza, necesidad de salvación y sed de buena noticia.

@scasanovam

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.