Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Navidad: Espero

© Tony Alter / Flickr / CC

Pesebre

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/12/14

Esa noche en la que esperamos que ocurra lo que soñamos, que todo cambie, que algo nuevo comience

La noche está quieta en Navidad. Será una noche inmóvil, callada. Miro, pienso y detengo mis pasos. Si tuviera un pincel me gustaría pintar esta noche de estrellas, o de luces que caen y suben. De estrellas. Así, con un pincel.

Pero a veces los pinceles mienten. Vagamente recogen en colores una mínima parte de la verdad. Sólo un pequeño esbozo, un retazo de la belleza más profunda, una mínima parte de toda la vida. Los pinceles mienten. O mejor dicho, no dicen toda la verdad.

Porque la verdad, toda la verdad, no se puede recoger en un cuadro, con un pincel. Los pinceles tan sólo detienen el tiempo por un instante en el discurrir de la vida. Retratan lo que sucede queriendo inmortalizarlo. Lo logran torpemente. Intentan guardar en un lienzo todo el misterio que no se explica con palabras.

La vida no puede retenerse con pinceles. No vale de nada. La vida es un vagón silencioso, escondido en el tiempo, dibujado por Dios. Un vagón en movimiento.

Un vagón lleno de misterios que no se dejan pintar. De miradas que no hablan y no se pueden retener. De miradas llenas de palabras y emociones. De miradas profundas y de lágrimas. Lágrimas llenas de alegría o de pena. Porque las lágrimas no siempre contienen tristeza. Muchas veces destilan gozo, esperanza, emoción. Son las paradojas que encierran las lágrimas.

Esta noche santa es un vagón cargado de silencios. De estrellas y de vida. Un vagón que vuelve a detenerse en nuestra vida. Porque la vida siempre transcurre en un vagón. ¿Cuál es el mío? ¿De primera? ¿De segunda?

Tal vez importa más con quién vamos en el vagón, antes que su ubicación en el tren. Al fin y al cabo todos llegan a su meta. Primero los primeros, más tarde los últimos, pero todos llegan.

Tal vez sea importante el silencio de mi vagón. Porque es verdad que las palabras a veces rompen el misterio sagrado de las miradas.

El silencio de la noche santa de Belén. Sí, especialmente el silencio de aquella noche. María callaba mirando a Jesús. José callaba mirando a María. El niño dormido. Silencios. Estrellas. Paz. Sonrisas.

No quiero negar que la palabra tiene la belleza de una semilla sembrada en el desierto, o en el campo. Lleva en su pecho oculto un mundo entero, una vida entera, un milagro a punto de nacer. Es verdad, las palabras son también importantes. Escritas o pronunciadas. Dichas en voz baja o gritadas al viento.

Juan pronunciaba sus palabras en el desierto, era un grito que rompía el silencio. Surgía la vida. Jesús pasó diciendo palabras. A veces con voz queda, otras con voz profunda.

Mantuvo también silencios. Esos silencios misteriosos escribiendo en la arena, recibiendo ofensas. Una mirada basta a veces, tan sólo un silencio. Un gesto claro y un silencio, para comprender lo importante.

En la vida hay muchos encuentros llenos de silencios. Cuando me conmuevo guardo silencio. Miro el horizonte y guardo silencio. Sorprendido. Atónito, lleno de vida, esperando.

Como en esta noche santa. Esta noche en la que esperamos que ocurra lo que soñamos, que todo cambie, que algo nuevo comience. Es el silencio santo de Dios delante de mis ojos. De rodillas ante un establo. Siempre me emociona.

Me arrodillaré de nuevo. No por costumbre, sino porque no quiero dejar de ser niño. Me arrodillaré sorprendido. ¿Qué espero? ¿Qué temo? Silencio. El silencio de Dios cargado de respuestas.

Dios pronuncia una palabra y vivo. Nace el Niño en mis brazos. Callo y vivo. Me mira y vivo. Espero callado en mi vagón lleno de silencios. Nace de nuevo para decirme que me quiere. Y yo le quiero. La vida misteriosa de Dios entre los hombres.


La vida cotidiana de los hombres sin Dios. ¿Cómo encontrarle oculto en la violencia, en la división, en el odio? ¿Cómo descubrir su rastro esquivo entre las vidas que buscan un sentido? Callo.

Me vuelvo hacia tantas vidas misteriosas que no buscan respuestas. Miran pasar el tiempo. Tienen muchas preguntas. El tren de la vida avanza.

Espero con los ojos entreabiertos. Me emociono de nuevo al mirar las estrellas de esta noche. ¿Estaré preparado? ¿Le diré que sí a Jesús en medio de mi silencio? ¿Lo romperé con esa palabra que marca nuestra vida?

Octavio Paz decía: "La libertad es simplemente la diferencia entre dos monosílabos: sí y no". Yo elijo de nuevo la libertad. Sí, quiero seguir sus pasos.

Me arrodillaré como un niño. Confío. Espero. Sueño. De rodillas es más fácil estar a la altura del niño. Y de su madre. ¿Estaré preparado? Nunca lo estoy. Siempre me pilla de improviso. Cuando menos lo espero nace de nuevo. Rompe mis rutinas. Me rompe por dentro.

Quiero que venga ya a poner orden en mi vida. Parece fácil. Al menos para Él que todo lo puede. Espero. Quiero. 

Tags:
advientoesperanzanavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
MONTERREY
Jaime Septién
Tras diez años perdida, reaparece la Virgen de Guadalupe en Monte...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
7
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.