Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 20 junio |
San Romualdo
home iconLa gran aventura de mi vida
line break icon

Lo que quiero de Dios

Public Domain

Claudio de Castro - publicado el 17/12/14

Te quiero a ti buen Jesús, porque teniéndote, lo tengo todo...

A mi edad, la vida cobra diferentes significados. He visto a mis hijos nacer, he visto a mi padre partir. He leído muchos libros y escrito otros. He sembrado árboles. Y en ocasiones, he sentido la presencia viva de Dios en mi pequeño corazón.

Cada vez que voy a comulgar, miro a Jesús en esas hostias blancas, hermosas, consagradas, y le repito a Jesús una y mil veces que le quiero, que soy feliz sabiendo que es mi amigo.

Su amistad me ha acompañado a lo largo de mis días.  Sé que está conmigo, como está contigo.

De niño, mi mayor deseo era ser santo, tener contento a Jesús. Recuerdo una dulce monjita a la que le conté y me preguntó: “¿Y ahora?”. “Ahora más”, le respondí. “Pero cometo tantos errores…”.

Vivimos de la gracia, nos sostiene el Amor infinito del Padre.

Me doy cuenta de lo pequeños que somos y lo grande que es Dios. Y me encanta saber que soy su hijo, que somos sus hijos y por tanto, hermanos.

Siempre he sentido que esta búsqueda de Dios es como escalar una montaña. Suelo rodar cuesta abajo, pero persisto y empiezo a escalar de nuevo. Y mientras escalo pienso: “Debo esforzarme, amar más. Amaré al que me hizo daño, al que no me comprende, al que me ama”.

La vida es tan corta que vale la pena gastarla en algo más grande que nosotros, en alguien: “Dios”. La vida es para ser vivida. Hemos venido a este mundo para ser felices, para amar

Me han dicho que debemos ser como un reflejo, un eco del amor de Dios, llevarlo a los demás. Yo pienso que Dios espera que demos el primer paso, anhela una pequeña gota de nuestro amor. Le encanta saberse amado por sus hijos.   

Dios espera lo que podemos dar, para multiplicarlo y convertirlo en algo extraordinario.  

Con su Amor, podremos amar desinteresadamente, amar por el puro hecho de saber que el otro es mi hermano.

Es Dios, no nosotros, la respuesta. Es su Amor, no el nuestro, el que traerá la paz. Es su gracia la que transformará nuestras vidas. 

Si un día Jesús me preguntara: “¿Qué quieres Claudio? ¿Qué puedo darte?” Le respondería sin dudarlo: “Te quiero a ti buen Jesús, porque teniéndote, lo tengo todo”.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
4
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
5
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
6
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.