Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: La humildad salva al hombre a los ojos de Dios

© CTV

Radio Vaticano - publicado el 16/12/14

Homilía de hoy en la Domus Santa Marta

Dios salva “un corazón arrepentido”, mientras que quien no confía en Él atrae sobre sí la “condena”. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la mañana, presidiendo la misa en la capilla de Casa S. Marta.

La humildad salva al hombre a los ojos de Dios, la soberbia lo pierde. La clave está en el corazón. El del humilde está abierto, sabe arrepentirse, aceptar una corrección y se fía de Dios. El del soberbio es diametralmente opuesto: arrogante, cerrado, no conoce la vergüenza, es impermeable a la voz de Dios. El pasaje del profeta Sofonías y el del Evangelio sugieren al Papa Francisco una reflexión en paralelo. Ambos textos, observa, hablan de un “juicio” del que dependen salvación y condena.

La humildad, el único camino

La situación descrita por el profeta Sofonías es la de una ciudad rebelde, en la que sin embargo hay un grupo que se arrepiente de sus pecados: éste, subraya el Papa, es el “pueblo de Dios” que tiene las “tres características” de “humildad, pobreza, confianza en el Señor”. Pero en la ciudad hay también quienes, dice Francisco, “no aceptan la corrección, no confían en el Señor”. A ellos les tocará la condena.

“Estos no pueden recibir la Salvación. Están cerrados, ellos, a la Salvación. ‘Dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre; confiará en el nombre del Señor’, para toda la vida. Y esto hasta hoy, ¿no? Cuando vemos al santo pueblo de Dios que es humilde, que tiene sus riquezas en la fe en el Señor, en la confianza en el Señor – el  pueblo humilde, pobre, que confía en el Señor: estos son los salvados y este es el camino de la Iglesia, ¿no? Debe ir por este camino, no por el otro camino que no escucha la voz, que no acepta la corrección, que no confía en el Señor”.

Sinceramente arrepentidos, no hipócritas

La escena del Evangelio es la del contraste entre los dos hijos enviados por el padre a trabajar a la viña. El primero rechaza pero después se arrepiente y va, el segundo dice sí al padre pero en realidad le engaña. Jesús cuenta esta historia a los jefes del pueblo, afirmando con claridad que son ellos los que no han querido escuchar la voz de Dios a través de Juan y que por esto en el Reino de los Cielos serán superados por publicanos y prostitutas, que en cambio creyeron en Juan. Y el escándalo suscitado por esta última afirmación, observa el Papa Francisco, es idéntico al de tantos cristianos que se sienten “puros” solo porque van a misa y toman la comunión. Pero Dios, dice, necesita otra cosa.

“Si tu corazón no es un corazón arrepentido, si no escuchas al Señor, no aceptas la corrección y no te confías a Él, tienes un corazón no arrepentido. Pero estos hipócritas que se escandalizan de lo que dice Jesús sobre los publicanos y las prostitutas, pero después a escondidas van a ellos o por apagar sus pasiones o para hacer negocios – pero siempre a escondidas – ¡eran puros! Y a estos el Señor no los quiere”.
Ofrecer incluso los pecados

Este juicio “nos da esperanza”, asegura el Papa Francisco. A condición, concluye, de que se tenga el valor de abrir el corazón a Dios sin reservas, dándole también la “lista” de los pecados. Y para explicarlo, el Papa recuerda la historia de aquel santo que pensaba haber dado todo al Señor, con extrema generosidad.

“Escuchaba al Señor, iba siempre según su voluntad, daba al Señor y el Señor: ‘Aún no me has dado una cosa”. Y el pobre era tan bueno y dice: ‘Pero, Señor, ¿qué no te he dado? Te he dado mi vida, trabajo por los pobres, trabajo por la catequesis, trabajo aquí, trabajo allí …’. ‘Pero hay algo que no me has dado aún’.- ‘¿Qué, Señor?. ‘Tus pecados’. Cuando seamos capaces de decir: ‘Señor, estos son mis pecados – no son de ese, de ese otro, son los míos … Son los míos. Tómalos tu y así me salvaré’ – cuando seamos capaces de hacer esto nosotros seremos ese hermoso pueblo, ‘pueblo humilde y pobre’, que confía en el nombre del Señor. Que el Señor nos conceda esta gracia”.

Artículo publicado por la edición italiana de Radio Vaticano y traducido por Aleteia 

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.