Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

La Coronilla de la Divina Misericordia y la transformación de una adivina

TAROT

Shutterstock-Photographee.eu

Religión en Libertad - publicado el 16/12/14

La anciana vivía de echar las cartas, temiendo la muerte, incapaz de rezar: su nieta Violetta decidió actuar

Violetta es una veinteañera alemana que tenía un particular aprecio a su abuela. Había una razón añadida al natural amor de una nieta: «Siempre ha sido buena con nosotros, me defendía a mí y a mis hermanos de nuestro padre, que nos pegaba», recuerda. Y era algo más que una protección física, pues también les alimentaba.

¿Cómo? «A lo largo de casi toda su vida ha sido adivina de cartas para ganar dinero. El beneficio que sacaba de ello le servía para mantenernos a nosotros», cuenta la joven.

Violetta es católica, y también lo es su abuela, al menos formalmente, pero, a los 88 años y gozando todavía de buena salud, no pisaba la iglesia: «No recuerdo verla rezar o ir a misa».

Un «hada buena» incapaz de rezar

Esto torturaba a su nieta, de buena formación cristiana, y consciente de que los futuros contingentes, es decir, todo aquello que depende del libre albedrío de las personas, no los conoce ni el demonio, y por tanto, toda pretensión adivinatoria, incluso si se acude a la invocación satánica, es inútil.

«La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y suertes, los fenómenos de visión, el recurso a médiums encierran una voluntad  de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de granjearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios«, dice el Catecismo de la Iglesia católica (n. 2116).

«Desgraciadamente para ella», recuerda Violetta en Amaos, pensando en la madre de su madre, «pasaba por ser un hada buena, así que la gente acudía en masa a su domicilio para que les adivinara el futuro».

«Cuando yo era pequeña, pensaba que todo eso era algo normal y no era consciente de que adivinar por las cartas es pecado y que podía traer muchas desgracias», explica la joven.

Cuando la señora empezó a padecer los achaques de la edad se trasladó a Polonia a vivir con su hija, pero eso no cambió su animadversión a la religión, aparentemente incomprensible.

No veía sentido a la oración ni a la misa: «Incluso cuando el año pasado murió el abuelo, no vino a la eucaristía«.

En ocasiones confesaba que había «algo» que la asustaba y que temía la muerte, pero era incapaz de rezar: «Mi madre quería llamar a un cura para que la abuela pudiera confesarse, pero como no quería saber nada de eso, no existía tal opción».

«Yo misma me acordaba siempre de la abuela en mis oraciones y le pedía a Jesús que tuviera misericordia de ella y que le diera la gracia de poder confesarse y recibir su perdón antes de morir«, explica Violetta.

Para casos especiales… la Coronilla

Pero viendo que nada cambiaba, a finales de un mes de agosto la joven decidió rezar durante el mes de septiembre la Coronilla de la Divina Misericordia.

El 22 de septiembre recibió una llamada de teléfono: a la anciana la habían llevado en ambulancia en hospital días atrás a consecuencia de un infarto, y seguía ingresada: «Me horroricé pensando que quizás la abuela no hubiera tenido tiempo de reconciliarse con el Señor, pero luego nos enteramos de que mejoró«.

Violetta intensificó su rezo de la Coronilla, pidiéndole a Jesús que la abuela no muriera en aquel estado del alma: «Le suplicaba y lloraba… Le pedía que le mostrara su misericordia y que viera las cosas buenas que ella había hecho por nosotros».

Y sucedió el milagro, que le contó así la misma anciana a su hija, y ésta a Violetta: “Pasó un cura por la habitación y lo llamé. Estuvo dos veces. Me confesé, comulgué y besé al sacerdote en la mano. Mira, ahora me puedo morir”.

El cura le dio a la abuela una pequeña imagen de Jesús Misericordioso con la siguiente nota: “El día 22 de septiembre se confesó y recibió la Sagrada Comunión”. Era el día del cumpleaños de Violetta: «Querido Jesús, te lo agradezco de todo corazón», concluye.

¿Cómo se reza la Coronilla de la Divina Misericordia?

Se utiliza un rosario normal.

Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo.

Al comenzar cada decena, en las cuentas que en el rosario se utilizan para el Padre Nuestro, se dice:

«Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo,
la Sangre, el Alma y la Divinidad
de Tu Amadísimo Hijo,
Nuestro Señor Jesucristo,
para el perdón de nuestros
pecados y los del mundo entero
«.

En las cuentas pequeñas, que en el rosario se utilizan para el Ave María, se dice:

«Por Su dolorosa Pasión,
ten misericordia de nosotros
y del mundo entero
«.

Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces:

«Santo Dios, Santo Fuerte,
Santo Inmortal, ten piedad de
nosotros y del mundo entero
«.

La promesa de Jesús a Santa Faustina Kowalska (1905-1938, canonizada el año 2000):

Hija Mía, anima a las almas a rezar la coronilla que te he dado. A quienes recen esta coronilla, Me complazco en darles lo que Me pidan. Cuando la recen los pecadores empedernidos, colmaré sus almas de paz y la hora de su muerte será feliz.

Escríbelo para las almas afligidas: cuando un alma vea y conozca la gravedad de sus pecados, cuando a los ojos de su alma se descubra todo el abismo de la miseria en la que ha caído, no se desespere, sino que se arroje con confianza en brazos de Mi misericordia, como un niño en brazos de su madre amadísima. Estas almas tienen prioridad en Mi Corazón compasivo, ellas tienen preferencia en Mi misericordia.

Proclama que ningún alma que ha invocado Mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en Mi bondad. Escribe: cuando recen esta coronilla junto a los moribundos, Me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso” (Diario de Santa María Faustina Kowalska, n. 1541).

Artículo originalmente publicado por Religión en Libertad

Tags:
conversiondivina misericordiasupersticionvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.