Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cuándo fue la última vez que renunciaste a algo?

© Juanedc / Flickr / CC

Cómodos

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/12/14

No estamos dispuestos a soltar un privilegio o a dimitir por nada del mundo del cargo que tenemos, aunque lo estemos haciendo mal

El problema de la búsqueda de la propia felicidad es que, por lo general, cuando tenemos algo, no queremos renunciar a ello.

El otro día, al pensar en la vida de Francisco Javier, recordaba una anécdota de su vida. En su viaje a las Indias, tuvo la posibilidad de disponer de un camarote cuidado para ir protegido hasta su destino. Eran viajes muy largos y difíciles.

Renunció a ello para ir con los más necesitados. Sabiendo que así ponía en peligro su salud, su propia vida, su misión. Pasó todo el viaje dando su vida.

¡Cuánto nos cuesta renunciar a las comodidades y privilegios! ¡Cuánto nos cuesta renunciar a la ganancia fácil! ¡Qué difícil no meter la mano en la bolsa y aprovecharnos de las ventajas de la vida!

Pasa delante de nosotros una oportunidad y no la desaprovechamos. Aunque no sea justo. Aunque otros tengan otras situaciones más difíciles. No lo pensamos. Y es que no es fácil renunciar.

Decía el Padre José Kentenich: “Cuanto más maduros seamos tanto más tenemos que eliminar la búsqueda consciente y directa de cobijamiento y descanso. Si buscamos a Dios desinteresadamente, el descanso, la felicidad y el cobijamiento surgirán espontáneamente[2].

¡Cuántas personas se afanan obsesivamente por su descanso! No pretenden hacer felices a nadie, sólo quieren descansar y ser felices ellos. Y no entienden que la renuncia sea un camino de felicidad. Renunciar parece todo lo contrario.

A veces siento que yo caigo en lo mismo. Es una tentación constante. Perder la tensión y dejar de afanarme por dar la vida.

Pero, por lo general nos gustan los primeros puestos, nos gusta el descanso, nos gusta que nos respeten en nuestros tiempos, estar tranquilos.

No estamos dispuestos a dimitir por nada de este mundo del cargo que tenemos, aunque lo estemos haciendo mal. Aunque nuestra labor no sea justa ni honesta.

Nos aprovechamos a veces de los privilegios y no renunciamos a favor de otros. No queremos perder nuestro cobijamiento, nuestro descanso, nuestra vida fácil. Sentimos que tenemos derecho a todo. Y por eso no nos gusta dejar de estar bien.

La renuncia nos parece innecesaria. ¿Para qué? No vemos que la renuncia pueda tener algún valor. Pensamos: “Si no lo hago yo, otros lo harán y yo habré sido tonto por no aprovecharme”. Ese pensamiento surge con frecuencia en el corazón y nos acaba envenenando.

Podemos renunciar, es sano renunciar. ¿A qué estamos dispuestos a renunciar por amor a otros? El criterio siempre es el amor a Dios y a los hombres. ¿Qué privilegios tenemos y no valoramos? ¿En qué cosas puedo renunciar en este tiempo de Adviento?

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.