Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEspiritualidad
line break icon

La vida consagrada y la familia cristiana, una “bofetada” a la sociedad del placer

© Santuario Torreciudad

Juan Ávila Estrada - publicado el 12/12/14

La misión de la Iglesia es ser signo de esperanza en medio del mundo que corre desesperado sin saber para dónde

La Iglesia es un signo de esperanza en medio del mundo que corre desesperado sin saber para dónde; ella es antorcha en medio de las tinieblas que amenazan con dejarnos definitivamente en la oscuridad y la perdición; es sal de la tierra para evitar que la contamine irremediablemente la podredumbre del pecado. Esa ha sido su misión y tarea encomendada por el Salvador del mundo.

Con esta certeza que le acompaña desde siempre  año tras año se pone en la tarea de iluminar las realidades que van apareciendo en el camino de la evangelización y se convierten en un reto para ella: ser fiel a su Maestro, amando al hombre como principio, medio y fin último de su trabajo, discerniendo la interpretación de las Escrituras para hacerla digerible a cada uno de sus hijos y otorgando a cada uno de ellos la Gracia por medio de sus sacramentos.

Cada año ella propone una bitácora para la reflexión y el ejercicio pastoral y ha querido que el 2015 sea el Año de la Vida consagrada y continuación del trabajo sinodal en torno a la familia cristiana.

En cuanto al primer punto  el objetivo inicial es recordar con “grata memoria” el decreto conciliar Perfectae Caritatis del concilio Vaticano II sobre la renovación de la vida consagrada en medio de las debilidades y miserias que nos envuelven como humanos. Ha sido el mismo Papa Francisco quien ha querido  “proponer a toda la Iglesia la belleza y la preciosidad de esta peculiar forma de seguir a Cristo, representada por todos los que decidido dejarlo todo para imitar a Cristo”.

Desde el punto de vista de la fe, la reflexión en torno a la vida consagrada no sólo compromete a los religiosos a reencontrar aquel “amor primero” que un día los eligió y les permitió responder con generosidad a dicha vocación, sino también  trae consigo  la responsabilidad de todos los fieles laicos para que encuentren en todos los ellos  la  gran fuerza renovadora de Cristo  que invita a vivir la experiencia del Reino desde  la pobreza, la castidad y la obediencia evangélica.

La vida consagrada es, sin duda alguna, una “bofetada” al mundo contemporáneo que ve la felicidad y la razón de ser de la vida fundamentada sobre bases de placer y de posesión; allí donde mil piensan que “tener” lo es todo, hay uno que cree que “ser” es lo más importante.

El otro tema a reflexionar este 2015 tiene que ver con el sínodo de la familia que es continuación a la reflexión iniciada en 2014. El profundo amor que como cristianos debemos tener por esta pequeña iglesia doméstica, célula de la sociedad, amenazada por fuerzas que se mantuvieron escondidas durante muchos años pero que hoy han salido a la luz pública disfrazada de “derechos de las minorías” y que han querido imponer una nueva forma de unión y de vínculo esponsal, distinto al querido por Dios, debe hacernos permanecer en vigilia para defender con la fuerza de la verdad la integralidad y dignidad de la familia cristiana.

Enarbolar la bandera de la santidad familiar, de la indisolubilidad y unidad matrimonial no es en modo alguno condenar  las diferencias existentes sino clarificar todo aquello que nos ha sido legado por el Señor en su Revelación. Diferenciar no es satanizar sino educar a los que hacen parte de esta familia de Cristo acerca de las instrucciones del Maestro. La Iglesia está para ello, independientemente de todos los ataques de lo que pueda sufrir por defender la verdad de las Escrituras y del mensaje inmutable de nuestro Salvador.

La tentación de “modernizar” nuestro pensamiento para no quedar a la zaga del mundo siempre estará al orden del día;  nadie quiere parecer retrógrado, ni medieval, menos aún de pensamiento oscuro; pero el evangelio es justo lo contrario: orden en medio del caos y luz en medio de la ceguera que producen las ideas incandescentes que quieren conquistar a los incautos.

Pero  estos temas  no son  exclusivos de quienes detentan la autoridad  en la Iglesia sino de todos. Nuestra oración, adhesión al evangelio, defensa de la familia cristiana, rescate de la necesidad de hombres y mujeres que se consagran a Cristo por el Reino de Dios debe hacer parte de nuestras prioridades eclesiales y sociales.

No podemos quedar a merced del mal, es el Espíritu de Dios quien suscita la importancia de continuar defendiendo lo que ha sido otorgado por él como un don inestimable de su amor.   

Tags:
familiasinodovida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.