Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
La gran aventura de mi vida
separateurCreated with Sketch.

El increíble acontecimiento que ocurre en cada confesionario

14 (mauvaises) raisons de ne pas vous confesser pendant le Carême – es

Frederique Voisin Demery

confessionnal

Claudio de Castro - publicado el 12/12/14

Un sacerdote y un penitente, y Jesús en medio, consolando, abrazando, diciéndote emocionado: eres especial para mí, y te amo

No me hago ilusiones. Me sé pecador, como otros, como cualquiera. Esta es mi condición: soy hijo de Dios y a menudo camino con el alma manchada, sucia, pestilente.

Aun así, me considero afortunado. Las gracias sobreabundan, para los que quieren recibirlas. Por eso suelo confesarme cada quince días. Sé que el más leve pecado ofende a Dios, lo entristece. Y yo quiero tenerlo contento. También me duelen mis pecados. 

Sé que Dios nos quiere santos, porque desea vernos felices. Sabe que los santos, por la gracia que portan, son inmensamente felices. Viven cada instante en la presencia de Dios. Lo saben a su lado, en ellos. Esta certeza les da la serenidad y la fortaleza que necesitan para compartir sus experiencias y seguir adelante. Sorprende el Amor que Dios les da, para amar y vivir el Evangelio.

Pero, ¿quién puede ser santo en estos días? Un sacerdote amigo me dijo estas palabras consoladoras: “Santo no es el que nunca cae, sino el que siempre se levanta”.

Lo he pensado mucho. Trato de levantarme cada vez que caigo y le pido al buen Dios me conceda la gracia de su Amor.   Sé que teniendo su amor, será más difícil que caiga. El que ama hace lo correcto, lo que le agrada a Dios. Ese amor lo guarda y protege. Le muestra el camino y lo ayuda a perseverar. Cuando amas a Dios no quieres ofenderlo, sino amarlo más. Vives “pedacitos de cielo” estando en la tierra.

Un amigo que encontré en la fila del banco hace unos días me dijo emocionado: “Me he encontrado con Dios. Decidí cambiar mi vida. Hice una confesión sacramental que me liberó de mis cargas. Fue como si tomara una piedra enorme, muy pesada y me la quitara de los hombros. ¡Qué alivio!”.

No es el primero que me lo comenta. He sabido de muchos que vivieron alejados de Dios, por años. La tristeza de sus pecados les consumía. Hasta que llegó el día de la gracia. Se confesaron con un sacerdote y empezaron una nueva vida.

Les comprendo perfectamente. Es increíble lo que ocurre en cada confesionario. Un sacerdote y un penitente. Y Jesús en medio, consolando, abrazando, diciéndote emocionado: “Eres especial para mí.  Y te amo desde una eternidad”.

Lo que me ilusiona de cada confesión es saber que limpio mi alma, que Dios me perdona y olvida todo el mal que hice. Haz la prueba. Es una gran oportunidad que se te brinda.

 Estas palabras pronunciadas por el sacerdote me llenan de júbilo y agradecimiento: “Tus pecados han sido perdonados. Vete y no peques más”.

Salgo del confesionario renovado, feliz, con el alma limpia, agradecido por esta nueva oportunidad de vida. Y le pido a Dios las fuerzas, la gracia que necesito, para no pecar más.

Tags:
almaconfesionpenitenciareconciliacionsacramentos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.