Aleteia

Cotelo: Tal vez nos hemos equivocado al sacar a Dios de nuestra vida

Comparte

Entrevista al director de “Tierra de María”, que hoy se estrena en México

Juan Manuel Cotelo y su esposa, Simona Puscas, están en México para promover el estreno del día de hoy, 11 de diciembre, víspera de la fiesta nacional de Santa María de Guadalupe (en la que todo el país da gracias a “la morenita del Tepeyac” por su patronazgo, su maternidad y su presencia en el corazón de los mexicanos) de su película Mary’s land (“Tierra de María”).

La película, realizada en tono de documental por la compañía de Cotelo Infinito+1 (que ya había obtenido un gran éxito con La última cima), presenta la presencia de María en el mundo de hoy, descreído, descolocado y descentrando con respecto a Dios. Testimonios de conversos que han sido tocados por la Madre de Dios, a quien, junto a su Hijo, dice Cotelo, “hemos echado fuera de nuestras vidas”.

Para el cineasta español, padre de tres hijas y con residencia fija en Valencia, México, justamente por María de Guadalupe, representaba el más grande reto de estreno de Tierra de María

Hoy, un año después de haber sido estrenada en España, con presencia ya en 23 países del mundo, llega este filme en donde Cotelo –disfrazado de “abogado del diablo”—va a Londres, Bogotá, Panamá, Guadalajara (México), Washington y, por supuesto, Medjugorie, para ver, en sus protagonistas, las historias de conversión actuales entre las modelos, los empresarios, los médicos abortistas, las prostitutas y un largo etcétera, que hablan de la importancia de una mujer que, literalmente, está salvando al mundo del demonio de la indiferencia.

Para Cotelo, Tierra de María surge “de una obsesión”, de una “fragilidad que tenemos los que nos dedicamos a hacer películas: que dependes de algo de apariencia muy fácil, porque es algo interno, de que esa historia merece la pena ser contada”. 

Por lo que respecta a Tierra de María, la historia que merece ser contado “es urgente e importante; y en este caso concreto lo que quiero decir es que tal vez nos hemos equivocado sacando a Dios de nuestra vida”.

Durante 111 minutos, el espectador asiste a un hecho extraordinario: que María sigue hablando hoy a los corazones desgarrados, especialmente de los pecadores, del amor de Dios. “Hay una receta, que no es nueva: que Dios nos ama y que si lo dejamos entrar en nuestras vidas, las va a cambiar”. 

Finalmente, dice Cotelo, “la invitación es a ver la película con ojos de niño, sin pensarlo dos veces, con la emoción de quien ve algo por primera vez”.

Cabe resaltar que el DVD de la película –tras el estreno en México en Querétaro, Puebla, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, y su posterior distribución en todas las ciudades en las que haya habido petición de ella a través de las salas de Cinemex—será puesta en circulación en el mercado.  Para Simona Puscas, esposa de Cotelo y quien lleva la agenda de los estrenos, México era la última aduana antes de liberar Tierra de María en el formato casero.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.