Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconOtros Cultos
line break icon

¿Es verdad que, según la Biblia, no se debe celebrar la Navidad?

© Douglas Muth

Jorge Luis Zarazúa - publicado el 10/12/14

Algunos grupos proselitistas afirman que no, porque ninguno de los cuatro evangelios especifica la fecha

Es lo que afirman algunos grupos proselitistas, especialmente los testigos de Jehová. Ellos afirman que está prohibido celebrar la Navidad porque en ninguno de los cuatro evangelios se especifica la fecha del nacimiento de Cristo.

Es como decir: «Puesto que no se encuentra tu acta de nacimiento, no te vamos a hacer tu fiesta de cumpleaños».

Por otra parte, ellos consideran que en el mes de diciembre, al ser extremadamente frío, es imposible que los pastores hayan estado cuidando a sus ovejas en el campo, como aparece en el relato evangélico.

Además, hay que recordar también que los testigos de Jehová tienen prohibida la celebración de cualquier fiesta de cumpleaños.

Los primeros cristianos no pensaron así. Desde el siglo IV se empezó a celebrar esta fiesta el día 25 de diciembre, teniendo en cuenta el hecho que desde el 25 de diciembre el día se hace más largo y el sol dura más tiempo alumbrando la tierra. Siendo Cristo «la luz del mundo» (Jn 9, 5) y «el sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tiniebla y en sombra de muerte» (Lc 1), se consideró oportuno hacer coincidir el recuerdo del nacimiento de Jesús con la fecha en que aumenta la presencia del sol con relación a la tierra.

En realidad lo que celebramos el 25 de diciembre no es una fecha, sino un acontecimiento, es decir, el nacimiento de Jesús y el amor misericordioso del Padre:

Porque tanto amó Dios al mundo que le entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

De todos modos, investigaciones más recientes han descubierto que el 25 de diciembre representa una fecha histórica, como lo veremos a continuación.

Comúnmente se acepta la noticia, antigua, según la cual la celebración de la Navidad del Señor fue introducida en la primera mitad del siglo IV por la iglesia de Roma por motivos ideológicos. Se habría colocado el 25 de diciembre para contraponerse a una peligrosa fiesta pagana, el Natale Solis invicti (quizá Mitra, como es probable, o quizá el título de un emperador romano). Se habría fijado esta fiesta en el solsticio de invierno (21-22 de diciembre), cuando el sol reanudaba su marcha triunfal hacia su máximo resplandor. Por tanto, en ámbito cristiano, remontando nueve meses, se habría fijado en el 25 de marzo la celebración de la anunciación del Ángel a la Virgen María de Nazaret, y su inmaculada Concepción del Hijo y Salvador. Por consiguiente, seis meses antes de la natividad del Señor se habría colocado también la fiesta de la natividad de su precursor y profeta Juan Bautista.

El 25 de diciembre, día en que recordamos el nacimiento de Jesús, ¿es una fecha histórica o no?

Según las últimas investigaciones (cfr. Tommaso Federici, 25 de diciembre: una fecha histórica, en 30 Días, Noviembre 2000, pp. 45-50), el 25 de diciembre como día en que nació Jesús, es una fecha histórica.

¿Cómo se llegó a esta conclusión?

Tomando como punto de partida el anuncio del ángel a Zacarías (Lc 1, 5-25). Pues bien, ¿en qué fecha le tocó a Zacarías ejercer su minis terio sacerdotal en el

templo (Lc 1, 8)? Siendo de la clase de Abías (Lc 1, 5), le tocó los últimos días de septiembre (entre el 20 al 30).

Por lo tanto, seis meses después María recibió el anuncio del ángel (Lc 1, 28; anunciación del ángel a María, 25 de Marzo); nueve meses después nació Juan el Bautista (Lc 1, 57-66; nacimiento de Juan el Bautista, 24 de Junio) y nueve meses después de la anunciación del ángel a María (25 de Marzo) nació Jesús (25 de Diciembre).

El 23 de septiembre y el 24 de junio para el anuncio y la natividad de Juan Bautista, y el 25 de marzo y el 25 de diciembre para la anunciación de Señor y su natividad, no fueron fechas arbitrarias ni se copiaron de ideologías de la época. Las iglesias habían conservado memorias ininterrumpidas, y cuando decidieron rendirles celebraciones litúrgicas lo único que hicieron fue sancionar el uso inmemorial de la devoción popular.

Tags:
bibliacristianismonavidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.