Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
Santa Bernardita Soubirous
home iconEspiritualidad
line break icon

Derecho y gratuidad, ¿dónde está el límite?

Família Cristã

Carlos Padilla Esteban - publicado el 09/12/14

Vamos a veces por la vida exigiendo comportamientos de los demás porque creemos que lo merecemos, pero…

El Adviento es un tiempo de gracias, de regalos, de dones, de gratuidad. 

Con frecuencia pensamos en todo lo que nos merecemos. Y por eso, cuando las cosas nos van bien o nos alaban por la obra realizada, decimos convencidos: “Me lo merezco”.

Otras veces, consternados por las cosas difíciles que nos pasan, exclamamos: “¡No me lo merezco!”.

No sé. No me resulta fácil ver hasta dónde exactamente llegan mis derechos. Y me cuesta saber bien a partir de dónde comienza la gratuidad.

Uno se esfuerza por lograr algo, y lo logra. ¿Es algo debido o es puro don? Nos esforzamos en amar a alguien que también nos corresponde con su amor. ¿Es gratuidad o nos es debido?

El amor de mis padres. Un favor realizado con una sonrisa. Una mirada de misericordia. Unas palabras de esperanza. Un abrazo fuerte, sincero, con lágrimas. Un hasta siempre. Un te quiero dicho casi sin motivo.

Un caminar a tu lado unos metros. Una espera calmada. Una broma sencilla. Un encuentro sagrado. Una mirada honda, hasta lo más hondo del alma. Un momento de paz, sin tensiones, descansando. Una caricia profunda.

Unas frases que conmueven, dichas con el corazón. Una imagen que se nos regala para grabar un instante. Un momento de plenitud, donde somos nosotros mismos. ¿Dónde están los límites entre derecho y don?

¿Qué es merecido? ¿Qué es gratuito, regalo, gracia? ¿Dónde acaban mis derechos y comienza la gratuidad? Es difícil saberlo.

Vamos a veces por la vida exigiendo comportamientos de los demás, denunciando actitudes que consideramos inadecuadas, pidiendo que nos devuelvan lo mismo que hemos entregado. Porque es lo justo, porque nos lo merecemos.

Miramos buscando respuestas. Demandamos atención como un derecho que nos deben. Sólo hacemos lo que nos corresponde. O lo que sabemos que se nos puede exigir. O lo que nos traerá beneficios. No damos más ni menos.

Ponemos límites al amor. Para no exagerar. Para no ser tan tontos. Para que no nos hieran. A veces me pillo dando algo y esperando que me den a cambio una contrapartida. Que lo que yo doy gratuitamente sea imitado necesariamente por los que lo reciben.

Vanidad de vanidades. Nos cansamos tanto. ¿Cómo puedo esperar que me amen como yo amo, que me den tanto como yo doy? ¿Dónde nace ese derecho a esperar lo que me regalan sin merecerlo?

¿Cuántas cosas hago en la vida sin esperar nada a cambio? Ni tan siquiera un gracias. Ni siquiera un elogio, un halago, una palmada en la espalda.

Adviento tiene mucho de gratuidad. Poco de derecho. Dios se abaja a dárnoslo todo. No tenemos derecho a ello. Se nos dona Aquel que le da sentido a nuestra vida y nos levanta. Es don, es misericordia.

Viene, no para ser adorado, sino para invitarnos a encontrarnos con Dios en el hombre, en cada hombre, en el pobre, en el barro. Nos enseña que lo más importante en la vida no se compra con dinero, porque es don. El tiempo, la vida que tenemos, el amor.

Nos recuerda que el amor es gratuito y no pago por un derecho. Que la fidelidad es un don que nos regalan, sin haberlo merecido. Lo mismo el perdón y la paz, la alegría y la compañía, la misericordia que nos levanta cuando estamos caídos.

El Adviento nos enseña algo importante de la vida. Nos enseña a esperar cada año la misma venida como un don inmerecido. Nos enseña a dejarnos sorprender por los acontecimientos. A no vivir exigiendo, sino agradeciendo

Tags:
almaamor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
6
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.