Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: “Estamos llamados a consolar a nuestros hermanos”

© CTV / Youtube

Aleteia Team - publicado el 07/12/14

Recuerda la invitación de Isaías: "Consolad, consolad a mi pueblo"

Queridos hermanos y hermanas,

Este domingo marca la segunda etapa de Adviento, un tiempo estupendo que despierta en nosotros la expectativa del regreso de Cristo y el recuerdo de su venida histórica. La liturgia de hoy nos presenta un mensaje lleno de esperanza Es la invitación del Señor expresada por boca del profeta Isaías: "Consolad, consolad a mi pueblo, dice vuestro Dios" (40,1). Con estas palabras se abre el Libro de la Consolación, en el que el profeta se dirige al pueblo en el exilio el anuncio gozoso de la liberación. El tiempo de tribulación ha terminado; el pueblo de Israel pueden mirar con confianza al futuro: la espera finalmente el regreso a casa.

Isaías se dirige a personas que pasaron por un período oscuro, que han sufrido una prueba muy difícil; pero ahora ha llegado el tiempo de la consolación. La tristeza y el miedo pueden dejar lugar a la alegría, porque el Señor mismo guiará a su pueblo del senda de la liberación y la salvación. ¿En que modo se realizará todo esto? Con el cuidado y la ternura de un pastor que cuida su rebaño. Él dará unidad y seguridad al rebaño, lo hará pastar, los reunirá en su redil seguro las ovejas dispersas, prestará especial atención a las más frágiles y débiles (v. 11). Esto sucede es la actitud de Dios hacia nosotros sus criaturas. De ahí que el profeta invita al oyente – incluyendo nosotros hoy – a difundir entre la gente este mensaje de esperanza.

Pero no podemos ser mensajeros de la consolación de Dios si nosotros mismos no experimentamos la alegría de ser consolado y amado por Él. Esto sucede especialmente cuando escuchamos su palabra, cuando permanecemos en la oración silenciosa en su presencia, cuando nos encontramos con Él en la Eucaristía o en el Sacramento del Perdón.

Así que dejemos que la invitación de Isaías – "Consolad, consolad a mi pueblo" – resuene en nuestro corazón en este Adviento. Hoy necesitamos personas que sean testigos de la misericordia y de la ternura del Señor, que sacude los resignados, reanima los desalentados, enciende el fuego de la esperanza. Muchas situaciones requieren nuestro testimonio consolador. Pienso en aquellos que están oprimidos por el sufrimiento, la injusticia y el abuso de poder; a los que son esclavos del dinero, del poder, del éxito, de la mundanidad. Todos estamos llamados a consolar a nuestros hermanos, testimoniando que sólo Dios puede eliminar las causas de los dramas existenciales y espirituales.

El mensaje de Isaías, que resuena en este segundo domingo de Adviento, es un bálsamo sobre nuestras heridas y un incentivo para preparar diligentemente el camino del Señor. El profeta, de hecho, habla a nuestro corazón para decirnos que Dios olvida nuestros pecados y nos consuela. Si nos confiamos a Él con corazón humilde y arrepentido, Él derribará los muros del mal, llenará los vacíos de nuestras omisiones, allanará los golpes del orgullo y de la vanidad, y abrirá el camino del encuentro con Él.

Es curioso pero tantas veces tenemos miedo de la consolación, de ser consolados, es más nos sentimos más seguros en la tristeza y en la desolación. ¿Saben por qué? porque en la tristeza nos sentimos protagonistas, en cambio que en la consolación es el Espíritu Santo el protagonista, es él que nos consuela, es él que nos da el coraje de salir de nosotros mismos, es él que nos lleva a la fuente de toda verdadera consolación, es decir el Padre y esto es la conversión. Por favor déjense consolar por el Señor.

La Virgen María es el "camino" que Dios mismo ha preparado para venir al mundo. Encomendamos a ella la esperanza de la salvación y la paz para todos los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

DESPUÉS ANGELUS

Queridos hermanos y hermanas,

Saludo a todos ustedes, los fieles de Roma y peregrinos procedentes de Italia y diversos países: familias, grupos parroquiales, asociaciones. En particular, saludo a los misioneros Identes; los fieles de Bianze, Dalmine, Sassuolo, Arpaise y Oliveri; la comunidad de rumanos Cordenons – Pordenone; la asociación de "Puertas Abiertas" en Modena, las familias de Polesine, los chicos Petosino.

Les deseo a todos un buen domingo. Por favor no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y adiós!

Tags:
angeluspapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.