Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconDesde Roma
line break icon

Videomensaje del Papa Francisco a los refugiados en Iraq: “¡Estoy tan cerca de ustedes!”

Alvaro Real - publicado el 06/12/14

Doblegados por el dolor, pero con la fuerza que los mantiene firmes en la fe

El Papa Francisco ha enviado un mensaje a los los miles de cristianos refugiados en el Kurdistán iraquí. Allíi se encuentra el cardenal Philippe Barbarin y con él ha querido enviarles un video-mensaje de apoyo y cercanía: “¡Quisiera yo también estar presente! Pero como no puedo viajar, los acompaño así. Estoy tan cerca de ustedes en estos tiempos de tormentos”, afirma el Papa.

El video mensaje fue proyectado durante una celebración en la catedral iraquí de Erbil, en la que participó el cardenal Barbarin, en señal de solidaridad de toda la Iglesia universal con los cristianos perseguidos en este país.

“Les agradezco del testimonio que dan; pero hay tanto sufrimiento en vuestro testimonio… ¡Gracias! ¡Gracias, de verdad! Parece que la gente no quiere que seamos cristianos. Pero ustedes, dan testimonio de Cristo”, explica el Papa Francisco que confiesa el pensar en “las heridas y el dolor de las madres con sus hijos, de las personas mayores y de los refugiados, pienso en las personas víctimas de todo tipo de violencia”.

Papa Francisco recuerda sus palabras en Ankara y muestra: “la obligación de denunciar todas las violaciones de la dignidad y de los derechos del hombre”, para posteriormente reclamar “una gran reunión de toda la comunidad internacional para resolver estos conflictos que llenan de sangre vuestras tierras de origen, para oponerse a todo lo que obliga a las  personas a dejar sus patrias y para promover las condiciones para que puedan quedarse en sus tierras o regresar a ellas”.

El momento más emotivo del vídeo es cuando el Papa Francisco les denomina: “juncos de Dios” y pensando en una de sus santas preferidas, Santa Teresa del Niño Jesús, muestra: “la Iglesia, se comparaba a un junco. Cuando vienen el viento y la tempestad el junto dobla pero no se rompe. Ustedes son, en este momento, un junco ; doblegados por el dolor, pero con la fuerza que los mantiene firmes en la fe. Y eso es para nosotros un testimonio y un ejemplo. ¡Hoy son ustedes los juncos de Dios!”

Texto del mensaje del Santo Padre:

Queridos hermanos y hermanas. Quisiera saludarlos a todos personalmente, comenzando por el cardinal Philippe Barbarin, que una vez más viene a transmitirles la preocupación y el amor de toda la Iglesia.  ¡Quisiera yo también estar presente!

Pero como no puedo viajar, los acompaño así. Estoy tan cerca de ustedes en estos tiempos de tormentos. Ya lo he dicho al regreso de mi viaje de Turquía: los cristianos están siendo echados del Medio Oriente, entre sufrimientos.

Les agradezco del testimonio que dan; pero hay tanto sufrimiento en vuestro testimonio… ¡Gracias! ¡Gracias, de verdad!

Parece que la gente no quiere que seamos cristianos. Pero ustedes, dan testimonio al Cristo.

Pienso en las heridas y el dolor de las madres con sus hijos, de las personas mayores y de los refugiados, pienso en las personas víctimas de todo tipo de violencia.

Como lo he dicho en Ankara,  una preocupación particular nace del hecho que es sobre todo por culpa  de un grupo extremista y fundamentalista  que estas comunidades, en particular los cristianos y los yézidis, pero también otras, han debido huir y que todas son víctimas de violencias inhumanas a causa de su identidad étnica y religiosa.

Cristianos y yézidis fueron expulsados de sus casas a la fuerza, tuvieron que abandonar todo para salvar sus propias vidas sin renunciar a su fe.

La violencia se atacó también a los lugares santos, a los monumentos, a los símbolos religiosos y al patrimonio cultural, como si estos jefes religiosos quisieran borrar toda una raza, toda la memoria del otro.

Tenemos la obligación de denunciar todas las violaciones de la dignidad y de los derechos del hombre. Y yo quisiera, hoy en día, estar más cercano a ustedes que cargan con este sufrimiento, estar con ustedes.

Pienso en Santa Teresa del Niño Jesús quien decía que, al igual que la Iglesia, se comparaba a un junco. Cuando vienen el viento y la tempestad el junto dobla pero no se rompe.

Ustedes son, en este momento, un junco ; doblegados por el dolor, pero con la fuerza que los mantiene firmes en la fe.

Y eso es para nosotros un testimonio y un ejemplo.
¡Hoy son ustedes los juncos de Dios!

Los juncos doblegados por el viento feroz, pero que, luego, se levantarán.
Quiero de nuevo darles gracias.

Rezo el Espíritu que hace nuevas todas las cosas de darles a cada uno de ustedes fuerza y resistencia, que son dones del Espíritu Santo.

Al mismo tiempo, como lo hice en Turquía,  llamo a una gran reunión de toda la comunidad internacional para resolver estos conflictos que llenan de sangre vuestras tierras de origen, para oponerse a todo lo que obliga a las  personas a dejar sus patrias y para promover las condiciones para que puedan quedarse en sus tierras o regresar a ellas.

Les deseo de volver, de poder regresar a vuestras casas.

Queridos hermanos y hermanas, están en mi corazón, en mis oraciones, y en el corazón y las oraciones de todas las comunidades cristianas a las que pediré de rezar, de manera especial para ustedes el ocho de diciembre, de rezar Nuestra Señora para que los proteja, para que Ella que es Madre os proteja.

Hermanos y hermanas, vuestra resistencia y vuestro martirio son una semilla fecunda.

Por favor, les pido que recen por mí.

Que el Señor los bendiga, que Nuestra Señora os proteja.
Que Dios todopoderoso los bendiga, el Padre, el hijo y el Espíritu Santo.

Tags:
iraklibertad religiosapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.