¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Lectio Divina para Adviento: dia 5

© Marcelino Rapayla Jr.
Comparte

Una guía práctica cada día para orar con la Escritura hasta Navidad

LECTIO DIVINA
JUEVES I DE ADVIENTO CICLO B

 
Invocación al Espíritu Santo:
Ven Espíritu Santo,
Ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias.
Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo.
Que tu Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros.
Amén
 
 

TEXTO BIBLICO: Mateo 7, 21.24-27
«Quien escucha mis palabras se parece a un hombre prudente»

 
    7,21: No todo el que me diga: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre del cielo.

  7,24: Así pues, quien escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a un hombre prudente que construyó su casa sobre roca. 7,25: Cayó la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y se abatieron sobre la casa; pero no se derrumbó, porque estaba cimentada sobre roca.
  7,26: Quien escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a un hombre tonto que construyó su casa sobre arena. 7,27: Cayó la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos, golpearon la casa y ésta se derrumbó. Fue una ruina terrible.
 
BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO
 
 
 

LECTURA: ¿Qué dice el texto?

 
Jesús es la Palabra Eterna que el Padre pronuncia para salvarnos. Escuchar en hebreo también significa obedecer. La escucha obediente a Dios, nos protege cuando llegan los vientos y las tempestades a nuestra vida. El Señor no promete que no tendremos calamidades, sino que estaremos preparados para superarlas.
 
 

MEDITACION: ¿Qué me dice a mí el texto?

 
Nos preguntamos para profundizar en nuestra vida estas palabras de Salvación:
 

  1. ¿Cuánto tiempo dedico a una escucha obediente de la Palabra de Dios?
  2. ¿Me quejo cuando llegan los problemas y me arrastran? ¿Será que necesito más atención a vivir de acuerdo a lo que Dios me pide en su Palabra?

 

ORACION: ¿Qué le digo yo al Señor?

 
Orar, es responderle al Señor que nos habla primero.
 

  • Gracias Señor por tu Palabra Salvadora.
  • Te pido Señor saber escucharte. Ayúdame con la pereza de dejar para otro momento la lectura orante de tu Palabra, así voy edificando mi vida sobre tu roca.
  • Hacemos un momento de silencio y reflexión para responder al Señor. Añadimos unas intenciones de oración.

 
 

CONTEMPLACION: ¿Cómo interiorizo el texto?

 
Para el momento de la contemplación podemos repetir varias veces este versículo del texto para que vaya entrando a nuestra vida, a nuestro corazón:
 
Quien escucha mis palabras se parece a un hombre prudente (Versículo 24)

Y de esta forma nos ponemos en contemplación.
 
 
 

ACCION: ¿A qué me comprometo?

 
Debe haber un cambio notable en mi vida. Si no cambio, entonces, pues no soy un verdadero cristiano.
 
Mi acción está completamente unida a la lectura obediente de la Palabra de Dios. Me propongo la práctica de la Lectio Divina con mayor frecuencia.

 
 Hno Ricardo Grzona, frp
 

Tags:
biblia
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.