¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La corrupción sigue siendo un mal endémico en América Latina

© Don POMIDOR / SHUTTERSTOCK.com
Comparte

Venezuela, Paraguay, Nicaragua y Honduras son los países más corruptos de la región, mientras que Chile y Uruguay son las naciones más transparentes

Los países latinoamericanos no han hecho avances significativos para combatir la corrupción que parece ser un mal estructural en muchos de ellos.  De acuerdo con el último Índice de Percepción de la Corrupción que desde hace casi dos décadas elabora y publica Transparencia Internacional (TI), Venezuela, Paraguay, Nicaragua y Honduras son los países más corruptos de la región, mientras que Chile y Uruguay son las naciones más transparentes.

México es el país número 103 de 175 países analizados por TI.  Además, es el país con la peor percepción sobre corrupción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que Brasil se encuentra 34 posiciones arriba y Chile 82 posiciones.  El informe de TI indica que la corrupción se mantiene estancada en Latinoamérica, sin que se hayan registrado notorios avances ni retrocesos.

En promedio, los países latinoamericanos se ubican cerca de la mitad de la lista que califica a los países según una escala que va del cero —equivalente a una percepción elevada de los niveles de corrupción— al 100, que representa la transparencia o ausencia de corrupción.  La calificación promedio de América Latina es de 40 puntos.

Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia son los países con menor Índice de Percepción sobre corrupción en el mundo (rondando los 90 puntos), mientras que Sudán del Sur, Somalia y Corea del Norte son los más corruptos con entre 8 y 12 puntos (sobre la escala de 100).

Ningún país tiene el puntaje 100, equivalente a la transparencia total; ni de cero, que significa totalmente corrupto.  Muy cerca de la cola de los corruptos se encuentra un país latinoamericano y otro caribeño. Con 19 puntos cada uno, Venezuela y Haití están entre los 10 países con sectores públicos más corruptos en todo el mundo, a la par de Yemen, Angola y Guinea-Bissau, aunque superados por Irak, Afganistán y Sudán.

México y Brasil, las dos grandes economías de América Latina han sufrido en los últimos dos meses escándalos en materia de corrupción; Brasil por la asignación de recursos ilícitos a través de la petrolera estatal Petrobras, mientras que México por la desaparición de 43 jóvenes normalistas en el Estado de Guerrero.

Brasil ocupa poco más arriba de la mitad de la tabla, con 43 puntos; y México está a la par que Bolivia, con 35 puntos, levemente por debajo de los 37 de Panamá y Colombia; aunque mejor que los 34 de Argentina.  Por encima de Colombia están Puerto Rico, con 63 puntos; Costa Rica, con 54; El Salvador y Perú y, con 39 y 38 puntos respectivamente.

En Chile y Uruguay —que tienen 73 puntos cada una y se ubican en el lugar 21 de las naciones menos corruptas del mundo- las instituciones son más fuertes y la policía más confiable, frente a la debilidad de las instituciones y al cacicazgo político que caracteriza a Venezuela.  Ecuador tiene 33 puntos, República Dominicana y Guatemala 32, Honduras 29, Nicaragua 28 y Paraguay 24 puntos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.