Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Consejos del Papa Francisco a pastores en sociedades envejecidas

Pam Morris
Comparte

Fe viva, diligencia y paciencia, esforzarse en la formación y atención de los pastores, apreciar el compromiso de los laicos: su discurso a los obispos de Suiza en visita "ad limina"

El Papa Francisco recibió este lunes 1 de diciembre a los prelados de la Conferencia Episcopal de Suiza al final de su visita ad Limina, a los que entregó un discurso. En el texto, el Santo Padre habla de la larga tradición cristiana del país y de la responsabilidad de los obispos de mantener una fuerte fe en su tierra.
 
”Sin una fe viva en Cristo resucitado -escribe- las hermosas iglesias y monasterios terminan convirtiéndose poco a poco en museos; todas las obras dignas de alabanza y las instituciones pierden su alma dejando sólo entornos vacíos y personas abandonadas.
 
La misión que se os ha confiado es pastorear el rebaño, caminando. según las circunstancias, delante, en medio o detrás…. El pueblo de Dios no puede subsistir sin sus pastores, obispos y sacerdotes; el Señor ha dado a la Iglesia el don de la sucesión apostólica al servicio de la unidad de la fe y de su transmisión completa”.
 
El Pontífice anima a los eclesiásticos a continuar sus esfuerzos en la formación de los seminaristas, ”un reto para el futuro de la Iglesia”, y les invita a prestar atención a sus sacerdotes, sobre todo cuando se alejan u olvidan el significado de la paternidad episcopal. ”Un dialogo humilde, verdadero y fraterno -observa- a menudo permite un nuevo comienzo”.
 
También les pide que aprecien el apoyo y compromiso de los laicos diferenciando bien el trabajo de sacerdocio común de los fieles y el sacerdocio de servicio, y que seleccionen con esmero a los catequistas y formadores para que los laicos puedan integrarse realmente en la vida de la Iglesia siguiendo un camino que comienza en el bautismo.
 
”La Iglesia -recuerda Francisco- procede de Pentecostés… cuando los apóstoles salieron y empezaron a hablar en todas las lenguas, manifestando así a todos los hombres, por la fuerza del Espíritu Santo, su fe viva en Cristo resucitado".
 
"El Redentor nos invita siempre a anunciar la Buena Nueva sin dejarnos llevar por los caprichos humanos”.
 
Finalmente imparte la bendición apostólica y manifiesta el deseo de que los obispos suizos puedan seguir cultivando con diligencia y paciencia el campo de Dios, manteniendo la pasión por la verdad, y los alienta a proseguir juntos el camino, confiando el futuro de la evangelización de su país a la Virgen María y a la intercesión de san Nicolás de Flue, san Mauricio y sus compañeros.
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.