Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Paraguay: Detengan la “narco-política”

© sammisreachers
Comparte

"Las personas elegidas para cualquier cargo con poder decisional, tienen una responsabilidad mayor", afirme el presidente de la conferencia episcopal

El obispo de la diócesis de Caacupé (Paraguay), monseñor Catalino Claudio Giménez Medina, que también es presidente de la conferencia episcopal, ha pedido al ministerio público que lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre los parlamentarios vinculados a los traficantes de drogas y ha condenado duramente esta actividad criminal, que sólo lleva muerte y luto a las familias de Paraguay.

Según la nota recibida en la agencia Fides, el obispo ha subrayado también que las personas elegidas para cualquier cargo con poder decisional, tienen una responsabilidad mayor ante Dios y ante el pueblo de llevar a cabo bien la tarea que se les ha confiado.

Durante la celebración de la fiesta de Cristo Rey, muy sentida en Paraguay, monseñor Giménez Medina ha sido enérgico al declarar que, a pesar de la violencia y la muerte generadas por el narcotráfico, la Iglesia católica no está desanimada y seguirá en su lucha por la justicia y la paz, al lado de los oprimidos y víctimas de estos delitos.

Y ha valorado además el trabajo de los grupos y personas valientes que luchan por la paz y la justicia en todos los sentidos.

Monseñor Giménez ha puesto de relieve que hay personas que optan por la verdad y la justicia, con convicción, y es realmente admirable como lo hacen, dando incluso su vida en pos de esos valores

Se ha referido al periodista de ABC Color Pablo Medina, asesinado por denunciar la corrupción y el narcotráfico en la zona de Canindeyú, frontera con Brasil.

De otras fuentes de Fides, sabemos que el asesinato de Pablo Medina y de su acompañante Antonia Almada, cuando regresaban de una cobertura periodística, el 16 de octubre, ha desencadenado una serie de investigaciones que han permitido identificar mejor los largos tentáculos de tráfico de drogas, que se extienden incluso en las distintas ramas del gobierno.

El pasado jueves 20 de noviembre, el Senado autorizó la investigación contra tres miembros del parlamento acusados de fuertes vínculos con el narcotráfico. La conferencia episcopal, en su última sesión plenaria, reiteró la petición de “detener la corrupción y la consecuente narco-política”.
 
Artículo originalmente publicado por Agencia Fides
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.